¿Ánimo? Y una mierda…

Para la mayoría de las personas, la palabra “Ánimo” va cargada de connotaciones positivas, de una intención de proporcionar un impulso verbal a quien se cree que lo necesita, sin que se le atribuya ningún toque que desvirtualice el buen gesto.
Para mí la palabra ánimo va acompañada de otras sensaciones, tiene otros matices y la analizo de una manera un tanto especial, que es posible os resulte curiosa, e incluso extraña.