Durmiendo en un Hotel Cápsula

Durmiendo en un Hotel Cápsula

¡Hola, Hola, Holaaaa!

Bienvenid@ a ‘El Blog de Ángela‘, siéntete cómodo y cómo en casa 🙂

¿Qué tal te va la vida?

Espero que todo en tu universo vaya transcurriendo a tu antojo…

Hace ya unos meses, cuando publiqué mi entrada: “Desde la cima del Monte Fuji” anuncié que compartiría mi experiencia de pasar una noche en un Hotel Cápsula de Tokio en el blog.

¡Ha llegado el momento!

Lamento que hayan tenido que pasar 3 meses, pero entre unas cosas y otras, esa idea se había quedado atascada en mi memoria y no terminaba de brotar nuevamente.

Ya saben los que me conocen que mi memoria es como un pendrive de 128MB.

Lo importante es que aquí está la información.

Cómo diría una de mis abuelas ‘Más vale tarde que nunca’ y cómo diría la otra ‘Lo bueno se hace esperar’

PASANDO UNA NOCHE en un HOTEL CÁPSULA

Después de buscar un poco de información, leer experiencias de otros huéspedes y valorar la cercanía a la Estación de Shinjuku, Abel y yo nos decidimos por reservar una noche en el Shinjuku Kuyakushomae Capsule Hotel. Aquí os dejo la situación exacta:

La zona en la que se encuentra situado es muy animada y tiene numerosos restaurantes y locales dónde tomar algo y disfrutar de la noche nipona.

Para que no te pille de sorpresa te contaré todas las peculiaridades que tienen este tipo de alojamientos.

En primer lugar debes saber que hombres y mujeres están alojados en plantas diferentes. No hay habitaciones mixtas. Si por tu mente pasa irte a pasar una noche con tu pareja, cada uno dormirá en cápsulas diferentes y también en plantas diferentes (salvo que tu pareja sea del mismo sexo que el tuyo). Las cápsulas son totalmente de uso individual.

La planta nº 8 es en la que se alojan las mujeres.

La 4ª planta es de uso mixto y en ella puedes encontrar sofás, televisión, mesas, sillas, máquinas expendedoras de comida e incluso zona de fumadores.

Los servicios que ofrece el hotel son los siguientes:

  • Capsula con televisión, wifi, despertador, pijama, toallas, zapatillas y futón.
  • Taquilla individual.
  • Una gran zona común con wc, duchas, secadores, artículos de aseo e higiene personal (cepillos de dientes, cremas hidratantes, productos desmaquillantes, etc..)
  • Zona de ordenadores
  • Restaurante.
  • Periódicos de uso gratuito.
  • Recepción abierta 24 horas.

El precio de la noche por persona fueron 29,32€ y en total por los dos el coste fue de 58,64€ 

Otra cosa curiosa y muy a tener en cuenta, es que el Check-in es a partir de las 16.00 horas y debes dejar el hotel cómo tarde a las 10.00 horas haciendo el pertinente Check-out. 

El hotel cierra entre 10 de la mañana y 4 de la tarde para hacer limpieza. Si tienes reservadas varias noches, durante ese intervalo de tiempo NO podrás estar en el hotel.

Nosotros decidimos utilizar este tipo de alojamiento el mismo día que llegamos a Tokio porque pernoctaríamos sólo una noche en la ciudad. Al día siguiente mandaríamos las maletas por mensajería al Hotel Cross de Osaka, y nuestra segunda noche en Japón la pasaríamos subiendo el Monte Fuji. 

¡Nos pareció el momento idóneo para vivir la experiencia ‘Cápsula’!

Ahora os narro un poco como fue para mí:

Cuando llegamos al hotel, subimos en el ascensor y fuimos a hacer el Check-in.

Nada más entrar, el personal de recepción nos indica que debemos entrar SIN zapatos, así que en la entrada dejamos nuestras deportivas y llegamos al mostrador caminando con nuestros calcetines.

El personal del hotel nos atendió en un inglés muy correcto y explicándonos todo, nos dio una llave para poder hacer uso de una taquilla personal dónde poder dejar el calzado. También nos entregó un papel con todas las indicaciones necesarias para el uso de las instalaciones, la clave de la wifi, una llave enganchada a una pulsera elástica con el nº de cápsula y un código de acceso que abre la puerta de entrada a la planta de chicas (no vaya a ser que se cuele alguien que no debe).

Nos montamos nuevamente en el ascensor, y cada uno a su planta…

Una vez en la 8ª (la planta destinada para el alojamiento de personal femenino), me encontré un montón de pasillos llenos de cápsulas a 2 alturas. Cada cual con su número.

Para comprobar dónde se encontraba la mía, consulté con un mapa de la planta con el que me topé nada más entrar. También puede fijarme, en el mismo mapa, dónde se encontraba la zona de duchas y la de taquillas.

Mi siguiente paso fue llevar la maleta a la zona de taquillas. Se trata de un espacio muy amplio, lleno de grandes taquillas en las que, sin problemas, entraría mi Samsonite.

¿Cuál era mi taquilla?

Pues la que tenía el mismo número que la cápsula que sería mi morada esa noche: la 8167. Al abrir la puertecilla de la misma, me encontré un pijama, toallas y unas zapatillas.

Ubicada la maleta, el siguiente paso fue buscar la cápsula.

Un paseo por los pasillos y….

¡Bingo! ¡Localizada!

¡Me tocó una situada en la parte alta!

Para entrar, había que subir por una escalerita y trepar un poquito. Una vez dentro, el primer vistazo y la primera toma de contacto.

La sensación fue agradable. El espacio estaba muy bien aprovechado. En el interior disponía de un cómodo futón, televisión, clavijas para poder poner a cargar el móvil, una alarma despertador, una pequeña repisa y una cortinilla que poder bajar y preservar cierta intimidad.

Quiero hacer especial mención a la cortinilla porque yo me la imaginaba algo más firme y con capacidad para evitar que el ruido exterior se notase, y no fue así. En realidad es de una especie de tela/papel de poco grosor, que deja pasar todos los ruidos de alrededor. Si eres de sueño ligero, más vale que te pongas unos tapones en los oídos (y aunque seas de sueño inquebrantable -ya verás más adelante el motivo-  también úsalos). 

Siguiente paso: ‘Ducha’

Había que salir del nido cargando con el pijama, las toallas y el neceser, bajar la escalera, ponerse las zapatillas y dirigirse al baño común.

Para mi sorpresa se trataba de un espacio muy amplio, con numerosos wc, vestuarios, duchas y además una zona de acicalamiento espléndida complementada con casi todo lo que puedas necesitar para tu atelier: cepillo y pasta dentífrica, espuma desmaquilladora, tónico, algodones, crema hidratante, secadores, espejos, etc…

¡Totalmente preparado para nosotras!

Salí de allí nueva y dispuesta a descansar a pierna suelta, ya que el cuerpo estaba cansadillo de tantas horas de avión.

¡Jajajaja!

De nuevo en mi nido, un rato de charla por whatsapp con mi marido (con el móvil sin volumen para no molestar a nadie), unos minutos de televisión japonesa, programo la alarma del móvil y…

¡A dormir!

Cómo la cápsula es cómoda, me quedé frita en medio minuto, pero…

Tres horas más tarde me desperté debido al trajín que tenían las demás huéspedes de la planta.

Una y otra vez me despertaba el sonido de la puerta corredera de la zona de duchas. A esto, además, se le unía el ruido casi constante de los secadores de pelo.

¡En fin!

De repente todo se convirtió en una verdadera condena.

Era curioso porque mis vecinas, hablar no hablaban, pero a todas horas podías escuchar sus pasos por los pasillos y el soniquete de subir y bajar las cortinillas.  

¡Un verdadero coñazo!

En definitiva:

¡La cápsula no es el problema!

Una vez dentro de ella, no hay sensación de claustrofobia ni de sentirse demasiado encerrado e incluso el sistema del futón es muy cómodo. Dentro de tu espacio, percibes privacidad aun estando rodeada de un montón de personas.

Lo verdaderamente desagradable es el trajín que se traen las usuarias de la planta.

¡No hay quien duerma profundamente!

Quizá la ubicación de mi cápsula no fuese la más idónea o la mejor, y otra situada a la otra punta de la zona de duchas no me hubiese generado tantos problemas para descansar, pero eso a día de hoy no lo sé. Lo que tengo verdaderamente claro, es que la experiencia no la repito.

Para que te hagas una idea un poco más visual, dejo varias fotos y un pequeño vídeo.

1.- Detalle del edificio en el que se encuentra ubicado el Shinjuku Kuyakushomae Hotel (新宿区役所前カプセルホテル)

2.-  Recepción del hotel. Al salir del ascensor, hay que dejar temporalmente el calzado en el suelo antes de subir el escalón y hacer el check-in, momento en que se recibe la llave de una taquilla.

3.-  Taquilla con el mismo número que la cápsula en la que uno se aloja.

4.-  Pasillo repleto de cápsulas a dos alturas.

5.- Cuarto de baño y duchas femenino.

6.-  Interior de la cápsula desde fuera y desde dentro:

Una vez que cierras la cortinilla, encuentras un espacio privado y cómodo, en el que poder ver un rato la programación japonesa.

Tengo que decir que el pijama que dejan a tu disposición es muy cómodo.

Si te apetece ver el vídeo, haz clic AQUI.

¡Me despido por hoy!

Espero que la entrada te sea de utilidad o interés. Agradecería tomases un minuto en valorarla poniendo unas cuantas estrellas ✰✰✰✰✰.

 

5/5 (3)

Por favor, valora esta entrada

Comprar whisky japonés en Tokio

Comprar whisky japonés en Tokio

Bienvenid@ a esta nueva entrada de mi blog en la que el tema principal es el buen whisky japonés.

¿Vas a visitar en breve la capital japonesa o quizá te encuentras en ella, y tienes intención de llevarte en la maleta alguna botella de ésta bebida espirituosa?

Pues si te apetece seguir leyendo compartiré contigo la localización de una gran licorería/bodega qué descubrimos por Tokio.

Se trata de una gran licorería en la que hay todo tipo de bebidas, no sólo whisky, claro está.

El local es muy muy amplio y está ocupado por un número bastante elevado de lineales, neveras y espacios repletos de botellas.  Puedes encontrar multitud de referencias y marcas tanto de vino, cerveza, sake, whisky, ron, ginebra, vodka, brandy, champan, cava, etc, etc… traídas de todas las partes del mundo. Además, lo tienen todo perfectamente organizado y etiquetando, detallando el país de origen de cada bebida, precio y demás especificaciones.

Te vas a quedar con la boca abierta, y es posible que pierdas la noción del tiempo cuando te pongas a cotillear por sus estantes.

Si en algún momento de la visita a Yamaya Shinjuku Store te sientes nostálgico, puedes encontrar allí Sangría Don Simón. Mira, mira… puedes elegir entre 3 opciones posibles. No sé si en el supermercado de tu barrio tienes tantas.

Sinceramente, nosotros caímos en sus redes tentadoras durante una hora larga, y metimos en nuestro carrito unas cuantas cervezas japonesas (obviando las marcas típicas), ya que pensamos le harían ilusión a mi hijo Adrián.

Pero…

Nuestro objetivo estaba puesto en el whisky japonés.

¡Eso, eso!

En el anterior viaje lo dejamos para el último día, confiando que en el Duty Free del aeropuerto habría mil opciones a buen precio, y los dependientes de la tienda justo antes de pagar, nos advirtieron que en Moscú (dónde hacíamos escala) nos requisarían lo comprado. Por ello, y muy a nuestro pesar -en aquella ocasión- el whisky japonés se quedó en tierra, en concreto en los estantes de las tiendas del Aeropuerto de Narita.

Pero bueno….

¡Vayamos a lo importante, no?

Si te recomiendo una buena bodega donde conseguir el mejor de los géneros, lo menos que puedo hacer es decirte dónde se encuentra y cómo llegar.

Pues, allá va la información:

YAMAYA-World Liquor System ⇒ 3 Chome-2-7 Nishishinjuku, Shinjuku, Tokyo 160-0023

Este es el mapa de una ruta para llegar desde la Estación de Shinjuku.

El local lo podrás encontrar a escasos 700 metros de distancia si partes desde la Estación de Shinjuku, y es un trayecto que se pueden hacer muy fácilmente a pie. No se tarda más de 10 minutos.

El horario de atención al público es tremendamente amplio: de lunes a domingo entre 10.00 de la mañana y 10.00 de la noche de forma ininterrumpida.

Nosotros después de mucho mirar, entre todas las referencias que nos gustaron, terminamos haciendo un gran sorteo…

¿A cuál de todas ellas le tocaría un viaje con todos los gastos pagados a Madrid?

¡Tachan, tachan!

La suerte cayó sobre…

Un whisky japonés de malta, envejecido 12 años en tres tipos de barricas de roble: YAMAZAKI de 12 años (si hacéis clic en el nombre o en la foto, descubriréis sus características).

Este Yamazaki en concreto, tiene un precio en España que ronda los 110€ y allí en Tokio, en Yamaya Shinjuku lo puedes comprar por 9.500 yenes, lo que al cambio a euros correspondería con unos 70€. Alrededor de 40 eurillos de ahorro.

Tengo que decir que mis suegros ‘agraciados con tan magno regalo’ se pusieron especialmente contentos.

Sinceramente te aconsejo (ya que además pilla bastante céntrico), dar ese paseo de 10 minutos hasta las puertas del Yamaya antes de comprar whisky, cerveza, sake o cualquier bebida espirituosa en otras tiendas de la capital japonesa.

Además, te lo van a empaquetar de manera excelente, muy profesional, dejando tus compras totalmente protegidas para el viaje de regreso a casa.

¡Ahhhh!

Casi me olvido.

Para poner la guinda al pastel… 

Si te llevas el pasaporte y lo comentas, te aplicarán el Tax Free.

¿Qué te parece?

¿Interesa echar un vistazo por esta bodega?

¡Ya me contarás por qué caldos te has decidido!

Por cierto…

No te olvides de valorar la entrada o dejar un comentario. Me gustaría saber qué tal te ha ido con la información.

3.75/5 (4)

Por favor, valora esta entrada

Comprar ron en Punta Cana

Comprar ron en Punta Cana

Bienvenidos a esta nueva entrada del blog.

En esta ocasión el contenido intenta ser de cierta utilidad para esos turistas que visiten la República Dominicana, más en concreto Punta Cana.

La información que pretendo compartir con vosotros va centrada a un punto muy concreto: la compra de buen ron a precios muy interesantes o especialmente apañados.

Aquellos que busquen asesoramiento para preparar el viaje: encontrar ofertas en agencias, conocer los resorts de la zona, enterarse de las excursiones más chulas para hacer allí y con quién hacerlas, os aconsejo entrar en el Foro Los Viajeros, dónde podréis encontrar infinidad de consejos y datos de interés. En mi caso, suelo buscar allí recomendaciones para cada viaje que realizo, sea el destino que sea: España o cualquier país del extranjero.

En el post de hoy el tema es ‘Las compras de Ron’

y ¿Por qué me lanzo a ofrecer este tipo de contenido?

Bueno…. pues…. porque….

Mi marido y yo acabamos de regresar de Punta Cana dónde hemos estado una semanita disfrutando de sus playas, su temperatura tropical y todo lo bueno del Caribe. En la maleta, como no puede ser de otra manera, nos hemos traído alguna botella de buen ron, para poder disfrutarlo en casa o regalarlo a esas personas de la familia que gustan de dicho caldo y se lo merecen.

¿Dónde comprar buen ron en Punta Cana, sin pagar extra por turistada?

A ver, si te pones a leer por internet, te aconsejarán ir al famoso Cortecito.

¿Qué que es el Cortecito?

Pues se trata de un grupo de tiendas situadas a línea de playa y que años atrás formaban parte de una antigua aldea de pescadores. Actualmente se encuentra reconvertida en locales dónde poder comprar recuerdos de República Dominicana: pareos, artesanía, licores, souvenir, imanes para la nevera a golpe de regateo.

Si te apetece ir podrás encontrarlo pegadito a la zona de playa exclusiva de Royal Suites del Paladium.

¿Es interesante ir al Cortecito a comprar Ron?

Según mi opinión ‘NO’.

Se puede ir al Cortecito para vivir la experiencia del regateo, tomar contacto con sus vendedores, interesarse por realizar excursiones a un precio más razonable que en el hotel, para encontrar quien te llene la cabeza de trencitas u ofrezca hacerte unas fotos con un precioso guacamayo y una imponente iguana, pero poco más.

El precio del Ron es tremendamente elevado y las opciones a disposición pocas, las típicas.

¿Dónde ir entonces?

Pues tienes a tu disposición el Centro Comercial Palmera Real

En Palma Real Shopping Village encontrarás una amplia gama de tiendas de moda (firmas conocidas mundialmente), unos cuantos restaurantes, joyerías, una farmacia, peluquería, centro de estética, un local de cambio de divisas, mensajería, supermercado e incluso varias salas de cine.

Como puedes ver, un lugar dónde poder hacer alguna que otra compra o disfrutar de tiempo libre.

Es posible que algunas personas sean reacias a salir del Resort dónde se encuentran alojados, pero en este caso es bastante sencillo llegar allí y además, si optas por aprovechar el bus que cortésmente ofrece el Centro Comercial, gratis.

Este servicio de Free Shuttle es muy cómodo y útil. Se trata de un autobús que tiene una ruta predeterminada y recorre varios hoteles de la zona Bávaro: Caribe Club Princess, Paradisus Punta Cana, Complejo Paladium, Vista Sol y Barceló Dominican Beach.

Os dejo detalle de cartel publicitario e informativo que estaba frente a la entrada del Complejo Paladium dónde podéis comprobar las horas a las que suele pasar el bus recogiendo a los turistas. Por favor tened en cuenta que se trata de puntualidad caribeña 🙂

Si por algún motivo vuestro Resort no es de los detallados, podéis solicitar dicho servicio en la página web del Centro: AQUÍ.

Es posible que mientras os encontráis esperando el bus, de vez en cuando, paren motoristas o taxistas interesándose por a dónde os dirigís y si os apetece que os lleven ellos a ‘módico precio’. Un poco de cortesía, paciencia, agradecimiento por el interés y negativa a la oferta, ya que el mundo no está para fiarse de extraños, verdad?

Una vez en Palma Real tienes que ir al Supermercado SuperLama que tiene un horario de 10.00 de la mañana a 22.00 horas.

Se trata de un súper bastante grande, donde podrás encontrar una amplia variedad de productos y una zona de bebidas espirituosas digna de visitar.

En nuestro caso la atención la pusimos en los rones, como no puede ser de otra manera en República Dominicana, no? Y después de un buen rato invertido en ver todas las opciones, y con verdaderas dificultades para elegir (evidentemente no te puedes traer todos), en el carro metimos:

Ron Barceló Imperial Onyx: un ron elaborado a partir de las mejores cañas de azúcar dominicanas y reposado de forma exclusiva en un lecho de piedras semipreciosas de Onyx, que permiten obtener un ron muy refinado.

Opthimus XO -Summa Cum Laude- : Un ron muy aromático, vigoroso, equilibrado y elegante. Ron añejado en barricas de roble americano y francés. Para mí ‘todo un placer’.

Brugal Leyenda: ron superior madurado durante 8 años en barricas de roble ex-jerez y posteriormente en barricas de roble estadounidense ex-bourbon que le aportará un sabor equilibrado.

Punta Cana Tesoro: Con 15 años de solera y mucho cuerpo. Un ron con mucha personalidad y que ha sido terminado en barricas de Whisky de Malta.

Para ser concretos compramos:

  • 2 botellas de Barceló Imperial Onyx, por algo menos de 25€ cada una.
  • 1 botella del Opthimus XO Summa Cum Laude por un precio -al cambio- de unos 47€
  • 1 de Brugal Leyenda a un módico precio de 20€
  • y otra del Punta Cana Tesoro por alrededor de 30€

Si te pones a indagar precios en España de esas botellas, ves una interesante diferencia:

  • El Barceló Imperial Onyx lo puedes encontrar a partir de unos 46€.
  • Muy difícil encontrar el Opthimus XO Summa Cum Laude, y si lo consigues es pagando alrededor de 100€ o más.
  • Si se te antoja el Punta Cana Tesoro tendrás que gastarte más de 50 eurillos.
  • Pero lo que es misión imposible es encontrar por las licorerías españolas el Brugal Leyenda.

Nosotros hemos vuelto muy contentos con la compra efectuada, encantados de haber descubierto el Palmera Real Shopping Village y el supermercado SuperLama.

¿A que interesa hacerse la excursión?

Además como tienes un autobús gratuito para volver de regreso a tu Resort, el desplazamiento de vuelta se hace genial, sin preocupaciones, con el aire acondicionado encendido y un conductor muy amable que te va avisando de las paradas.

¡Bien se merece una propina! 🙂

Espero que con esta información puedas hacer buenas compras, a precios razonables y sin gastar dinero en taxis. El Cortecito podéis dejarlo para aficionados… 

Por cierto…

No te olvides de valorar la entrada o dejar un comentario. Me gustaría saber qué tal te ha ido con la información.

 

4.88/5 (8)

Por favor, valora esta entrada