Mr. Puterful: ‘me cumple al 100%’

¡Hola!

¿Qué tal va todo por tu vida?

Espero que no tengas ningún motivo para quejarte sino para todo lo contrario, no dejar de sonreír de oreja a oreja.

Hoy tengo que contaros que estoy realmente contenta.

¿Por qué?

¡Jajajaja!

Seguro que la curiosidad empieza a manifestarse en ti, por lo que no voy a demorarme.

Para ponerte en situación y que conozcas la historia completa, primero debo remontarme al año 2.017 cuando escribí una entrada mostrando mi descontento y enfado con el servicio postventa de Mr. Puterful tras haber recibido un pedido con una taza rota, solicitarles su reposición por todas las vías posibles e insistiendo y haber recibido la callada por respuesta.

Os dejo un pantazallo:

Esta entrada ha tenido muchas visitas, y algunos lectores me han enviado emails o dejado comentarios en los que mostraban enfado por haber experimentado una situación parecida a la mía.

¡Vaya, no fui la única que se quedó esperando una solución!

¡Qué lástima!

Llegados a este punto, supongo que tu mente se pregunta:

¿Porqué dice entonces que está contenta?

Te explico:

Lo que sucede de repente y que empieza a promover mi alegría ‘tras 5 años de silencio’ es…

♫ ♫ Ring, Ring ♫ ♫ -suena el teléfono-

Atiendo la llamada y se trataba de una persona que se identifica como Raúl, preguntaba por mí y dice que me llama de la compañía Mr. Puterful.

¡Surprise!

¿En serio? ¿Dando la cara después de más de 5 años y mostrando interés absoluto y genuino en resolver el problema enquistado desde entonces?

En fin…

Por mi parte siempre estoy dispuesta a resolver situaciones enquistadas, las provoque yo o sea otra parte la culpable.

Es lo más coherente y lógico.

Durante unos minutos, Raúl y yo, hablamos tranquilamente de cómo sucedieron las cosas y me explicó que en esa época tuvieron problemas con el servicio de mensajería y el de post venta… bla bla bla…. que además él personalmente no estaba en plantilla, sino que se ha incorporado hace poco y entre sus objetivos está mejorar cualquier problema relacionado con la marca.

Lamentó que no se diese una solución rápida a algo tan nimio e insignificante, y sin darle muchos más rodeos al tema…

‘Se disculpó en nombre de Mr. Puterful y se ofreció a enviar la taza rota en su versión más actualizada, devolver el importe del anterior pedido y compensarme con algunos de sus productos’.

El tema económico ya no tenía ningún sentido…

¡No es necesario recibir esa devolución pasado tanto tiempo!

Yo con mi taza en versión 2.022 y una sincera disculpa ya sería suficientemente feliz.

La verdad es que no me gusta dejar los problemas sin resolver. Prefiero cerrar los círculos, si puede ser, con buen sabor de boca y un buen broche.

Así que decidí quedarme en compás de espera y en cuanto recibiese mi super deseada taza: ‘Tierra trágame y escúpeme en alguna playa del Caribe’ escribiría una nueva entrada en el blog contando la experiencia e informando a los interesados en adquirir productos de Mr. Puterful que actualmente el servicio post venta está a la altura.

Realmente tardé muy poco en recibir el paquete prometido con mi taza.

¡Que ilusión!

No podía esperar y abrí la caja rapidito.

Tengo que decir que la taza es una chulada y el resto de productos que me han regalado me encantan.

Pero sobre todo me chifla el detallazo máximo que se han currado conmigo y por el que no puedo estar más que agradecida.

Mirad que SUPER  TAZA  MOLONA:

¡Me encanta!

Muy fiel a la marca sacando sorna y arte a la situación, metiendo un poco de autocrítica y buen rollismo.

Solo puedo decir: Mr. Puterful me cumple al 100%

y especialmente a Raúl:   

¡Misión cumplida! 

¡Tú palabra vale un potosí!

Te deseo grandes cosas en Mr. Puterful o dónde el destino te lleve.

Por mi parte también cumplo y prueba de ello esta entrada confirmando que el servicio postventa de Mr. Puterful funciona al 100% y se esfuerzan en crear clientes canallas, pero muy contentos.

Volveré a poner a prueba en el futuro vuestro servicio realizando todas esas compras que se me quedaron en el tintero.

Para finalizar esta entrada sólo darle un toque enriquecedor y aprovechar la moraleja de la historia.

No hay nada mejor (aplicado a cualquier persona o ámbito de la propia vida) que reconocer los errores, tomarse el tiempo y el esfuerzo de repararlos, aprender de ellos y evolucionar de manera que en el futuro puedan evitarse.

A nadie le gusta pedir perdón (a mi me cuesta un cojón de Mico ‘perdón por la expresión’) pero haciéndolo se te quita un peso de encima muy denso, y cuando además haces los cambios necesarios para no tropezar de nuevo en ello…

¡Es tremendamente liberador!

Es tan liberador, que aprovecho para lanzar un ‘Challenge a la peña’

¡Qué te parece si te remangas, sacudes la pereza, los resquemores, le echas unos huevos salados y te propones ‘resolver algo enquistado en tu vida’

¿Te animas?

 

¡No dejes de contarme!

Gracias por tu visita, por leer esta entrada hasta el final.

Espero que te haya gustado y te tomes unos segunditos para valorar con muuuchas estrellitas ⭐⭐⭐⭐⭐ el contenido.

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

suscríbete