¡Hola!

¿Qué tal llevas el día?

Sinceramente, espero que esté resultando bueno para ti.

Hoy quiero compartir contigo la experiencia que estoy teniendo al intentar dar de baja una línea móvil con Orange. El motivo:resulta innecesaria, lleva varios meses sin usarse y está generando un gasto absurdo.

A priori debería ser un trámite sencillo y rápido, o eso creía yo.

¡Qué ingenuidad!

El pasado 17 de enero empecé mi andanza…

MI PRIMER PASO, llamar al 1414 e indicar el motivo de mi llamada: ‘causar baja de línea móvil’. Pasados unos segundos de espera una operadora llamada María me atendió muy educadamente.

  • Se interesó por el motivo de causar baja.
  • Me ofreció dejar esa línea en suspenso durante 6 meses sin pagar recibos, para poder mantener el número por si en algún caso deseaba retomar el uso de la línea. (ese no fue el caso)
  • Comentó que me enviaría a mi dirección de correo electrónico la información necesaria, el formulario a rellenar y el detalle de documentos que tendría que remitirles para solicitar formalmente la baja y finalizar el proceso. Me explicó tardaría un par de días en recibir tal email.

Pasaron 3 días, revisé mi bandeja de entrada y ese email de Orange, no había llegado.

SEGUNDO INTENTO, volver a llamar al 1414, indicar nuevamente que el motivo de mi llamada y esperar a que un ‘agente experto’ me atendiera. En esta ocasión fue una operadora que se llamaba Carmen y, según ella misma indicaba, era de Zaragoza.

Nuevamente, fui atendida con mucha educación, simpatía y lo que parecían ganas de ayudar. Carmen pudo averiguar los pasos que por mi parte había dado días antes, y se propuso agilizar el proceso.

  • Me envió nuevamente el email.
  • Quedó en pasados un par de días, comunicaría telefónicamente conmigo para confirmar la recepción del mismo.

Pasaron 5 días y ni me llegó el email ni recibí la llamada de Carmen.

¡Vaya, vaya!

Han pasado 8 días desde mi 1ª llamada, y no he conseguido avanzar nada de nada.

TERCER INTENTO, volver a llamar al 1414,  reiterar nuevamente mis intenciones y de paso comentar los problemas que estoy teniendo para recibir la información y realizar la gestión.

Este 3º día hablé con Sofía de Murcia, una operadora igual de educada que las anteriores y con mucha disposición a ayudar. La cuento mi periplo y dice no entender que está sucediendo, que no es nada habitual que algo tan sencillo se esté demorando tanto tiempo.

Se interesa por saber si he intentado buscar ese email en las bandejas de correo no deseado o spam, por si se hubiesen alojado allí y la contesto que eso ya lo había revisado y tampoco.

Teniendo en cuenta todas estas complicaciones, Sofía me dice, que va a enviar el email de forma inmediata a mi correo electrónico, y que se quedará esperando al otro lado del teléfono hasta la recepción del mismo por mi parte.

  • Envía el email a mi cuenta.
  • Esperamos…
  • No recibo nada.
  • Siguiendo sus indicaciones la facilito otra dirección de correo diferente para ver si hay más suerte.
  • Envía el email a la otra cuenta.
  • Esperamos y ¡bingo! email recibido.

¡Qué alegría por Dios!

  • Comprobamos el contenido del mismo juntas y…

¡Horror!

¡El contenido no es el adecuado!

El enlace no es correcto y hay que volver a enviar otro email con la información adecuada.

  • Envía un segundo email a la segunda dirección de correo electrónico.
  • Unos instantes y ¡Bingo!

Bueno, en realidad no fue ni ¡Línea! porque el contenido era idéntico al anterior y por tanto tan inadecuado como antes.

  • Carmen se disculpa. Me pide que la facilite el número desde el que estoy haciendo la llamada para, en caso de que se corte la llamada, ponerse en contacto conmigo y seguir el procedimiento, sin más demoras.
  • Indica que procede a enviarme nuevamente un email, en esta ocasión con la información adecuada y después de haberlo contrastado personalmente.
  • Piiii, piiii piiiii
  • Curiosamente, la llamada se ha cortado.
  • Reviso el buzón de correo electrónico, actualizo y no recibo nada.
  • Me quedo en espera de recibir esa llamada anunciada de Carmen, para seguir con el procedimiento.

Después de unas 4 horas en compás de espera, me aventuro a dar mi…

CUARTO INTENTO, volver a llamar al 1414. Sinceramente, no sé si fue fruto de la casualidad o del famoso karma, pero la operadora que recibió mi llamada fue… ‘Sofía de Murcia’

¡Alucinante!

Después de contarle toda la historia, me indica que ella me había atendido por la mañana y que tenía previsto llamarme a última hora de la tarde, para terminar con la gestión y que cuando llamó ya saltaba un contestador automático y fue imposible.

¡En serio!

¿Os parece lógico?

Una llamada se corta a las 12.30 de la mañana y la devuelves a las 7.00 de la tarde??

¡Qué agilidad!

  • La indico que sigo sin recibir el email adecuado.
  • Me da una nueva solución. Enviarlo por SMS a un número de móvil.
  • La facilito un nº de móvil y en 2 segundos tenía el SMS de Orange con un mensaje:

  • Pulso, en dónde pone ‘Pulsa’
  • Aparece una pantalla que pone: ‘Para continuar con tu baja introduce el documento de identidad.
  • Sigo todos los pasos a pies puntillas y…

En la pantalla aparece un mensaje: ¡Failed!

  • Repito todos los pasos alrededor de 5 veces y siempre el mismo resultado: ¡Failed!
  • Carmen me ofrece otra forma de intentarlo. Se ofrece a pasarme con un compañero que me hará una grabación de voz, y así terminaremos consiguiendo dar de baja el número de móvil.

El QUINTO INTENTO, y con el operador Miguel Ángel de Salamanca. La primera impresión es positiva, parece que esto va a ser un trámite sencillo y rápido, que se aquí se acabará mi andanza.

¡Qué ganas!

  • Miguel Ángel comprueba mis datos, son correctos y estoy autorizada a hacer la locución.
  • Hacemos la locución y en ella indico que ‘deseo dar de baja la línea’
  • El operador da por finalizado el trámite y con firmeza me dice que ‘ya está’ pero, que si no me fío del todo que pasadas las 48 horas que tarda en hacerse efectiva la baja, que vuelva a llamar para confirmar que todo está correcto.

La verdad es que me quedé muy confiada y con la sensación de haberlo conseguido. Creo que en el proceso he invertido alrededor de 4 horas de conversaciones telefónicas y un total de 14 días.

¡Guau!

SEXTO PASO y por quedarme tranquila, vuelvo a llamar al 1414 para respirar tranquila y dar cerrojazo al tema. En el día de hoy mi llamada le corresponde a la operadora Paula de León. He de decir, que la comunicación con Paula, desde el principio, fue algo más complicada y desagradable.

  • Informo a Paula de todo lo acontecido y la pido confirmar que la baja ya está gestionada y es efectiva.
  • Lo niega. Ella me explica con rotundidad que mi locución no es adecuada y por tanto la baja aún no se ha gestionado. Yo soy una persona autorizada, pero NO lo suficiente… Es cierto que desde hace 10 años he tramitado todas las gestiones relativas a esa línea con Orange, pero Miguel Ángel no ha hecho bien su trabajo y con mi locución no es suficiente (eso dice ella con contundencia).

¡Aluciné unicornios con lunares!

Todo lo que diga es poco para describir el momento.

¡Surrealismo absoluto!

No me podía creer lo que estaba escuchando…

Pido ciertas explicaciones y Paula se lanza en una conversación totalmente fuera de contexto y arremete contra mí. La indico que en una empresa de cierto calibre, el director de la misma no puede perder el tiempo en hacer llamadas a Orange para cancelar una línea telefónica y que por ese motivo llevo autorizada desde hace más de 10 años. Igualmente la informo que en 2 ocasiones anteriores, ya había realizado procesos de bajas de líneas sin tener tantos problemas.

¡La faltó morderme!

¿Dónde se había ido la simpatía y las ganas de ayudar  que había recibido por parte de los anteriores operadores?

¡Madre mía!

¡Menudo Doberman!

En ese momento apelé a la suerte, a la Virgen de los Desamparados, al defensor de las causas perdidas, y decidí lanzarme un órdago a ver qué respuesta obtendría.

¿Y si te paso con el Director General de la Empresa, la baja se hace efectiva ahora mismo?

  • ¡Por supuesto! dijo Paula, con sensación de incredulidad.

Crucé los dedos de las manos y casi que intenté cruzar los de los pies al tiempo que en el display de la centralita, marqué la extensión del JEFE. Casi sin tiempo para pensar, mi superior me atendió la llamada. Pude explicarle todo en 5 segundos con voz un tanto melodramática, y accedió a intentar terminar con esto.

Tengo que decir que el Director del despacho tuvo que invertir otros 25 minutos de conversación telefónica con Paula para poder cerrar el asunto.

Evidentemente, ha quedado en tela de juicio mi capacidad para hacer un trabajo tan sencillo cómo dar de baja una línea telefónica para lo cual el propio director ya me había autorizado.

La realidad, aunque parezca realmente increíble, es que desde Orange hacen tarea casi imposible gestionar una baja.

¡6 intentos fallidos!

Supongo que es con la intención de dilatar al máximo el proceso de baja, y así poder cobrar alguna que otra mensualidad más.

Bueno, bueno…

¡Me despido por hoy!

Lo mismo te ha parecido eterna mi entrada.

Casi, como a mí la gestión de dar de baja una línea en Orange. Nada más y nada menos que 15 días…

¡Increible, no?

Espero que la entrada te sea de utilidad o interés. Agradecería tomases un minuto en valorarla poniendo unas cuantas estrellas ✰✰✰✰✰.

5/5 (1)

Por favor, valora esta entrada