¡Hola, hola, hola! ¿Qué tal, cómo va la vida?

¡Siéntete bienvenid@ a mi blog! Te contaré algo…

Hoy mi entrada va de algo que es muy importante para mí:

‘El Círculo de Confianza y Lealtad’

No, no se trata de un partido político, ni de un juego de rol. Tampoco es el nombre de una asociación benéfica ni de un libro que opta al Premio Planeta.

Es algo bastante más simple, mundano y personal.

Te explico de una forma un tanto retórica…

Cuando por circunstancias de la vida inicio una nueva relación personal dentro de los parámetros de lo que podríamos denominar amistad básica, es como si empezase a escribir un libro, una mini-historia.

Cómo se trata de un lazo que acaba de crearse entre otra persona y yo, a priori nada lo condiciona hacia el bien o el mal. Está claro que no hay experiencias que provoquen problemas, ni otras que marquen el valor de esa recién nacida amistad.

Con el transcurso del tiempo, y valorando de qué forma comparto situaciones, hechos puntuales o vivencias con esa persona, voy obteniendo una imagen del tipo de amistad que me une a él/ella.

Es evidente y obvio, que cuando día tras día compartes tiempo, conversaciones, confidencias, momentos de alegría, los lazos se unen. También cuando por algún motivo extraordinario alguna de las partes echa un cable a la otra, esa amistad básica gana puntos y pasa a otro nivel, en el que ‘diría yo’ se están plantado -con hechos- semillas de cordialidad, respeto y cierta clase de lealtad.

El tiempo acontece, y a la par, se repiten y reiteran nuevas situaciones que confirman que en esa relación amistosa te implicas especialmente, intentando participar de la manera que esté a tu alcance y sea posible, para que la vida de tu amig@ sea más positiva, mejor, más grata y próspera.

Sinceramente, es agradable poner estos granitos de arena y con ellos conseguir cosas buenas para las personas a las que tienes cariño.

Normalmente, estas personas suelen dejar clara su gratitud con muestras de agradecimiento en formato verbal, en versión afectuoso abrazo o envuelto en papel de regalo.

¡Qué alegría!

¿A quién no le gusta recibir un gracias, un abrazo o un bonito presente?

¡Es genial!

Creo que con estas ‘gratificaciones’ sienten que dejan constancia del valor que otorgan a la ayuda recibida. De alguna manera dan por equilibrada la balanza y por cubierta la posible deuda que piensan han contraído por haber recibido un favor.

Por mi parte, lo puedo llegar a entender, y cuando me toca disfrutar de esas muestras de agradecimiento, las disfruto con alegría, aunque en realidad, no vea necesario tal cosa.

Para mí hay algo mucho más importante.

Seguro que alguien se pregunta…

¿No es importante que quién recibe un favor muestre agradecimiento?

¡Por supuesto!

Cómo decía mi abuela: ‘De bien nacidos es ser agradecidos’

Y cuando me toca a mí dar las gracias, suelo hacer algo muy parecido.

A dónde quiero ir a parar, es a otra cosa que personalmente considero ‘MÁS IMPORTANTE’

Está bien transmitir el agradecimiento en ese tipo de formato, pero además las personas cuando nos ofrecen ayuda, apoyo, buenos consejos, nos hacen favores o nos sacan de algún otro apuro, nos demuestran su nivel de implicación, su cariño, su lealtad y que ante todo son buenas personas que miran por nuestro beneficio, interés y se alegran participando en nuestra prosperidad.

¡Eso es tremendamente importante!

Es cómo añadirle al título de amig@ cinco estrellas doradas.

¿Qué significa eso?

Pues que se da por sentado, se tiene grabado en el recuerdo, que de esa persona te puedes fiar al 99,99%, puesto que ha demostrado su honestidad y que puedes confiar que todo lo que venga de su parte será positivo, con buena intención.

Se ha creado un vínculo especial, ha entrado en tu círculo de confianza.

¡Es mi manera de verlo!

¿Por qué?

Pues muy sencillo, porque cuando soy ‘yo’ quien es la persona que ayuda, apoya y hace favores, sé a ciencia cierta que soy honesta, fiable y lo que hago, lo hago de corazón y con el único deseo de ofrecer algo positivo a ese/a amigo/a. No hay nada negativo o cuestionable detrás de la acción.

Y…

¿Cuál es la razón por la que hoy concretamente estoy dando la lata con este tema?

Pues por algo que me pasa a veces y no me gusta nada, nada, nada.

Te cuento…

En alguna que otra ocasión, se ha dado el caso de que alguna de esas personas a las que concienzudamente he demostrado esa lealtad y confianza, de repente han llegado a pensar que algún acto, palabra o hecho  que salía de mi parte no estaba tan cargado de buenas intenciones. Se han cuestionado mi honestidad, mi lealtad y han puesto en tela de juicio esa amistad cinco estrellas que se había forjado entre amb@s.

¡No lo entiendo!

¡No lo comprendo!

¡Me desconcierta!

¿Por qué?

Cuando pasan estas cosas se me rompen los esquemas. Empiezo a pensar que si esa persona con todo lo demostrado, no tiene suficiente para creer en mí, es que no me conoce, es que no da el mismo valor a la amistad que tenemos del que le doy yo.

Y eso…

¡No me gusta!

¡Me siento incomprendida!

¡Jajajajaja!

¿Menuda bobada verdad?

Realmente no es un gran problema, pero a veces me afecta y me hace pensar que tengo que cambiar mi forma de relacionarme, no involucrarme tanto o ser un poco más superficial, eso que se lleva tanto ahora…

Pero sabéis que os digo…

Qué casi prefiero sentirme un tanto incomprendida a veces, y seguir siendo como soy y me gusta ser.

Fidelidad a uno mismo

 

5/5 (2)

Por favor, valora esta entrada