Los amig@s son esa familia que uno elige tener y a cantidad de personas que forman esta familia escogida es diferente en cada momento de la vida.

Hay quien presume de tener un buen abultado número de amigos y quien dice tener menos pero escogidos o de mayor calidad.

Algo importante antes de avanzar, es tener claro que es un amigo y en qué consiste la amistad.

RAE – Amigo, ga. (Del lat. amīcus). 1. adj. Que tiene relación de amistad. 2. amistoso 3. Qué gusta mucho de algo. 

– Amistad. (Del lat. *amicĭtas, -ātis, por amicitĭa, amistad). 1. f. Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Dicho esto, es posible que tengamos claro que entre amigos se tiene un afecto personal puro, desinteresado y compartido, y ese afecto se va fortaleciendo con el trato.

Quizá esto es sólo la teoría y luego en la práctica las cosas se desvirtúen en cierta manera.

¿Qué opinas?

¿Quién no se ha decepcionado alguna vez con un amigo?

Esas cosas pasan…

¡Nos ocurren a todos!

Cada persona aplica la amistad de diferente manera.

Hace unos días me plantee la siguiente teoría:

“Existen diferentes tipos de amigos y éstos se podrían equiparar o comparar con la batería/colección de regalos que uno recibe en Navidad o el día de su cumpleaños”.

¿Parece raro?

Voy a explicarlo un poco…

Normalmente cuando celebramos nuestro cumpleaños o festejamos la Navidad somos obsequiados por nuestros familiares y amigos con regalos. Cada uno de estos regalos es de una tipología y tiene unas características específicas o especiales, al igual que nuestro grueso número de amigos.

De entre todos nuestros regalos siempre hay alguno que se caracteriza por ser ante todo útil“, puede ser más feo o más bonito pero tiene una utilidad y nos sirve para cubrir una necesidad.

También recibiremos algún regalo decorativo, es ese que se presenta divino, con una envoltura digna de fotografiar. Incluso dan ganas de no abrirlo por no destrozar la decoración tan currada. Un papel de regalo precioso de lindos colores, acompañado en una de sus esquinas de un adorno artesanal que bien podría ir prendido a cualquier chaqueta, y rodeando al paquete una bella cinta cuyos extremos tienen forma de grandes tirabuzones dorados. Con él, el lugar donde se coloque lucirá más bonito.

Posiblemente entre los paquetes encontremos un obsequio que sirva para sacarnos unas carcajadas, varias sonrisas o sonrojarnos. Se trata del típico regalo gracioso, divertido destinado a sacar nuestro buen humor y generar unos momentos de alegría. A veces este tipo de regalos pueden no ser entendidos ya que no a todos nos hace gracia lo mismo.

Algo muy curioso y que ocurre de vez en cuando, es el típico regalito heredado. Te preguntarás…

¿Qué es eso?

Pues es un detalle que ha recibido una persona, no le gusta para su uso personal y decide encasquetarlo en la primera oportunidad que surge. Se lo regala a otra y así evita un gasto en la adquisición de un presente para otra persona (normalmente recaerá en alguien que no goza de su total simpatía).

También se puede recibir un regalo complicado de los que necesita una infraestructura extra para poder ser disfrutado. 

Inicialmente es algo útil, pero no se puede disfrutar así sin más, requiere que quien lo reciba ponga de su parte y haga lo necesario para poder utilizarlo. Normalmente ese interés extraordinario que hay que mostrar puede convertir este regalo en otro de diferente tipo. Por ejemplo: útil, heredado o el último tipo que queda por explicar, inútil.

El regalo inútil, que lo mires por donde lo mires no sirve para nada y que lo más que genera es incomprensión, decepción y deja al receptor “sin palabras” preguntándose cual es el motivo de recibir tal cosa.

Por cierto casi me olvido…

También existe ese regalo “fantasma” que es muy anunciado (tengo un regalo para ti, lo tengo en mi casa, se me ha olvidado cogerlo, te lo doy otro día…)

¿Os ha pasado?

Alguien en la fiesta de cumpleaños, fiesta de navidad o celebración le dice al anfitrión, delante de todos los invitados, que su regalo lo ha olvidado en casa, que lo pidió por internet pero aún no lo ha recibido, que lo compró su novia y hoy no le ha podido acompañar a la fiesta, o cualquiera excusa de entre una lista de una docena o más. Pasados los días, las semanas, los meses y los años ese regalo nunca llega a destino. Lástima porque según lo comentado en la celebración por la persona que lo compró era muy chulo y le hubiese encantado a cualquiera...

¡Jajajaja!

Bueno aquí queda mi teoría de los regalos, que traslado de igual manera a la amistad y la tipología de amig@s:

  • Amigo útil. Sólo tienes que hacerle saber que le necesitas, y raudo y veloz ofrece su ayuda.
  • Amigo decorativo. Aparte de lucir hermoso en la pandilla, poco más puedes esperar de el/ella.
  • Amigo gracioso. Su virtud: animar cualquier lugar donde se encuentre, o no, si su humor no es entendido por el resto.
  • Amigo heredado de otro amigo, que se te pega como una lapa y no hay como hacerle desaparecer, salvo que se le encasquetes a otra persona
  • Amigo complicado, que requiere de mucha atención para que la amistad sea efectiva. 
  • Amigo inútil, nunca muestra ningún tipo de interés en tu persona, forma parte del grupo de amigos, pero se deja llevar por la masa, poco más.
  • Amigo fantasma que alardea de su gran amistad por ti pero luego nunca está cuando se le necesita.

Por cierto, y tú… ¿Qué tipo de amigo eres de tus amigos?

amistad

Me gustaría finalizar dando mil gracias a todos esos amigos que me han acompañado en la vida, a los que han sido útiles porque con ellos todo ha sido más fácil, a los fueron graciosos y simpáticos por todas las sonrisas que sin su compañía no hubiesen adornado mi cara, a las guapas por llevarse todos los moscones en la época de ligoteo, a l@s complicados por hacerme pensar y por implicarme en sus vidas, y por su puesto a los inútiles y fantasmas porque sin ellos tampoco hubiese llegado a ser quien soy ahora. Mi eterno agradecimiento 🙂

29D