¡Libres! ¡Somos Libres! ¿Seguro?

¡Libres! ¡Somos Libres! ¿Seguro?

¡Hola!

¿Qué te trae por aquí?

¡Déjame darte la bienvenida al blog!

Acomódate y sigue leyendo si te apetece…

Hoy la inspiración para esta entrada me llegó por la mañana, recorriendo los pasillos del metro de Madrid mientras me dirigía al trabajo.

Un pensamiento fugaz me recorrió la mente:

¡Libres! ¡Somos libres!

Yo soy libre, tu eres libre, él es libre y ella, también es libre.

No sólo es una obviedad, sino una realidad de la que normalmente no somos totalmente conscientes.

¿Tú que crees?

¡Piénsalo un poco!

¿Actúas libremente? 

O quizás, te dejas llevar por la corriente de vida que te has ido creando, y ni siquiera pones sobre la mesa esa libertad antes de tomar decisiones o previamente a realizar una acción, que a bien seguro tendrá su repercusión en tu futuro más cercano o incluso en el más lejano. 

¡En fin!

Te invito a reflexionar sobre ello y comentar después.

Por mi parte lo iré meditando a medida que tecleo la entrada, así dejo que mi pensamiento sea lo más espontaneo posible…

Empezaré por decir que pienso que posiblemente somos libres desde el propio deseo de ser o de conseguir e incluso de realizar una acción

Por ejemplo:

  • Soy libre de querer ser bloguera.
  • Soy libre de escribir esta entrada.
  • Soy libre de intentar conseguir ser feliz.
  • Soy libre para ser yo misma.
Luego durante el proceso… puede ser que ya no sea tan libre o mi libertad no se ejecute al 100% en base a conseguir mi objetivo.

Me explico:

‘SÍ eres libre al decidir lo que quieres, y luego esclavo de esa decisión o sometido a NO dar ciertos pasos por llegar a conseguir el objetivo’.

¿Puedo estar en lo cierto?

¿Es posible que la libertad finalmente sea una trampa, un engaño, una utopía o un espejismo que nos lleva a ir avanzando día a día en la vida sin ser conscientes realmente de nuestro propio laberinto de opresión decidida?

Quizás la realidad es otra.

Para ser verdaderamente libres debemos sacrificar metas y objetivos en pos de no cohibir una libertad más inmediata.

Puede incluso que eso nos lleve a convertir LA LIBERTAD como ENTE ÚNICO en un grupo de divisiones de LIBERTADES más pequeñas, cada una de ellas con carácter propio y características concretas.

¡Vaya, vaya!

Este tema se me antoja muy complejo…

‘Pequeñas libertades’

Lo pienso, lo vuelvo a pensar y creo que ese es el punto que más se acerca a la realidad.

Disfrutamos de pequeñas libertades, y eso nos hace sentir a gusto, con la sensación de tener la batuta en la mano, pero…

¿Suena bien la melodía?

¡Jejejeje!

Seguramente eso es otro cantar.

¿El ejercicio de la libertad nos reporta algo agradable, bueno para nosotros?

¡No está garantizado!

¡Ni mucho menos!

Incluso, en muchas ocasiones un ejercicio de la libertad nos lleva a un punto negativo y nos devuelve amarguras.

Lamentablemente ser libre no es sinónimo de ser feliz.

Lo que significa es que, por lo menos, las decisiones son propias, genuinas y personales.

¡Eso sí!

Lo que uno hace, lo hace porque quiere, con toda la responsabilidad que eso conlleva. 

En fin, voy a seguir pensando en todo esto pero internamente, sin dar la tabarra a los que ‘libremente’ habéis decidido leer mi entrada.

¿Y vosotr@s?

Por hoy me despido, no sin antes comentarte que si te sientes generos@ y te apetece regalarme 5 estrellas ✰✰✰✰✰, adelante tómate un segundito más y valora el post. ¡Mil gracias!

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

¿Apego? ¡Por supuesto que sí! Pero sin dependencia…

¿Apego? ¡Por supuesto que sí! Pero sin dependencia…

Cosa típica en mí no seguir las corrientes del momento o discrepar de las tendencias de moda.

En este caso se trata del movimiento Anti-Apego que circula por norte, sur, este y oeste de este planeta terráqueo.

Hay mil y un libros de auto ayuda tratando el tema a conciencia, cientos y cientos de artículos de índole psicológico o terapias centradas en ese gran mal de nuestra época: “El Apego”.

El caso es que yo no lo veo tan claro.

¿Es un problema? ¿Quizá es un demonio? ¿Puede tratarse de una trampa? ¿Estamos ante una enfermedad contagiosa? ¿Qué es el APEGO?

Según nuestra Real Academia Española de la Lengua la palabra “Apego” significa “Afición o inclinación hacia algo o alguien”.

Perdón por no salir corriendo despavorida ante tal revelación.

¿Dónde reside el problema de tener apego?

Sinceramente no veo el peligro de contar con la característica del apego en la propia personalidad. En verdad lo que considero totalmente nefasto para el individuo es no tener esa capacidad de afecto, estima o cordialidad.

Creo que en realidad se confunden las cosas y se dan mensajes equivocados.

La información que circula está convirtiendo a las personas en seres totalmente “light”.

¿Gente desnatada? ¿Personas light? ¿Seres con 0% apego?

Utilizo estos términos propios de calificar alimentos de dieta, para definir a sujetos que NO se vinculan emocionalmente con sus cosas, mascotas, trabajos, familiares, pareja, amigos, posesiones, etc…

¿Por qué no se vinculan/apegan?

Según las teorías para sentirse libres, sin cadenas. Para no sufrir, entristecerse o sentirse afectad@ cuando esas “cosas/personas” ya no están o no quieren estar a nuestro lado.

Emoticono sorprendido

Y eso en mi opinión no es nada positivo. Mi conclusión es que:

El apego es como un efecto secundario (no perjudicial) del amor que sentimos hacia las cosas, personas o situaciones que nos rodean y nos aportan algo positivo en el día a día, en la propia vida. Por supuesto que sí “esas cosas o personas” adornan tu vida las quieres tener en ella, las valoras y las consideras importantes, pero…en su justa medida“.

 Gente Feliz

El gran problema, peligro, error o amenaza se genera cuando el afecto, el apego que se siente hacia lo que adereza nuestras vidas se transforma o muta en una DEPENDENCIA ABSOLUTA convirtiendo al sujeto en cuestión totalmente ADICTO.

Se llega al punto en que “si no lo tienes no eres feliz…”, “si no está a tu lado la vida no tiene sentido…”, “si no lo tienes es porque no eres lo suficientemente bueno para poder disfrutar de ello…”,  “si no quiere estar contigo es porque hay algún defecto en ti mismo que no te hace merecedor de su amor…”, “si no lo consigues eres una persona fracasada…”

En definitiva: Lo que antes era agradable, formaba parte de la armonía e intensificaba la felicidad…ya sólo aporta decepción, frustración, tristeza, agobio, pensamientos dañinos, ataques directos a la autoestima y valoraciones erróneas totalmente destructivas. Todo ello unido a posibles comportamientos inadecuados que generarán una gran bola de nieve que aplastará al protagonista de la acción.

Ese complemento maravilloso ha pasado a convertirse en más importante que el propio sujeto.

¡He aquí la gran pista y el punto de peligro, el problema o la trampa!

Se ha pasado de un simple y llano apego a una destructiva relación dependiente.

Muy importante es ser conscientes que este problema no es otra cosa que el síntoma de algo mucho más grave: AUTOESTIMA DETERIORADA.

www.serfelizesgratis.org

www.serfelizesgratis.org

La persona que depende de algo externo a sí misma para ser feliz es que “NO SE QUIERE A SÍ MISMA”, “NO SE VALORA POSITIVAMENTE”

Conclusión: Hay que evitar a toda costa generar “DEPENDENCIAS” o “VINCULACIONES TÓXICAS

Pero ante todo: Hay que tener la autoestima funcionando perfectamente.

I love me

Hace tiempo dediqué una entrada a este asunto que se llama “Operación autoestima OK” si os apetece leerla sólo hay que clicar en el nombre de la entrada 🙂

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

La Libertad

La Libertad

Desde ayer llevo dándole vueltas a la idea de libertad. Y no sé si tenemos claro el significado de la misma. Por eso voy a dedicar un ratejo a trastear con el término.
Según la Real Academia de la Lengua, LIBERTAD significa:

(Del lat. libertas, -ātis).

1. f. Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.

2. f. Estado o condición de quien no es esclavo.

3. f. Estado de quien no está preso.

4. f. Falta de sujeción y subordinación.

5. f. Facultad que se disfruta en las naciones bien gobernadas de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres.

6. f. Prerrogativa, privilegio, licencia.

7. f. Condición de las personas no obligadas por su estado al cumplimiento de ciertos deberes.

8. f. Contravención desenfrenada de las leyes y buenas costumbres.

9. f. Licencia u osada familiaridad.

10. f. Exención de etiquetas.

11. f. Desembarazo, franqueza. Para ser tan niña, se presenta con mucha libertad.

12. f. Facilidad, soltura, disposición natural para hacer algo con destreza.

Pues ahí queda el significado!!! Pero que valor damos nosotros a nuestra LIBERTAD, como la encajamos en nuestra vida, de que manera la ejecutamos?????

Mucha gente cree que libertad y responsabilidad son antónimos, y actúan rigiéndose por esa percepción.

Por mi parte creo que no está reñida una cosa con la otra, puesto que las responsabilidades de cada uno, son fruto de nuestra libertad al elegir por que camino avanzamos en nuestra vida. Dudo mucho que la libertad sea irresponsable.

Quizás el no entender esto es uno de los problemas de la sociedad actual. Además este error puede llevar a encadenar muchos más errores y dar lugar a actuar egoísta y egocéntricamente. Siempre amparados por nuestro derecho a la “libertad”.

Cada vez hay más gente que en pos de su libertad deja de valorar la amistad, el amor, el cariño, la lealtad, la fidelidad, el compañerismo, el deber, el respeto, la educación, la honradez, la dignidad. Para luego en momentos de interiorismo personal lamentarse de su existencia, entristecerse por el daño que provocan a terceros, deprimirse por lo vacía que se encuentra su vida y hundirse en el oleaje provocado por su ejecución errónea de una libertad impuesta.

Sinceramente LIBERTAD no significa hacer todo lo que nos da la gana cuando se nos antoja.

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada