Suceso paranormal en cocina…gorroneo

Suceso paranormal en cocina…gorroneo

¡Un suceso paranormal!

Nuevamente ha sucedido…

Esta mañana he podido constatar que en la pequeña cocina que tenemos en el despacho donde trabajo pasa algo paranormal, extraño, incomprensible y fuera de cualquier lógica.

Hace meses yo podía pensar que era despiste, mi conocida mala memoria haciendo de las suyas, pero “NO”.

No es que yo me consuma mis yogures, arroces, quesos, tés, chocolates, etc… y luego haga un borrado de memoria del momento en cuestión. 

La realidad me lleva a pensar que en la cocina realmente desaparecen los alimentos y bebidas.

nevera

¿Qué está pasando???

En el despacho trabajamos regularmente 9/10 personas, y sólo 2 nos quedamos a comer con regularidad.

Los demás pasan por la cocina a tomar un café, merendar algo a media tarde o muy de tarde en tarde prepararse algo de comer.

¿Cuál es el motivo de las desapariciones?

Pueden plantearse diferentes  soluciones a esta gran incógnita, expongo alguna de ellas a ver si acierto:

1.- Nuestra cocina es una zona sovietizada y en ella no se cumple la conocida “Propiedad Privada”. Traspasada la puerta hacia dentro de la misma se provoca una reacción espontánea e inesperada en las personas que entran, que de una manera inconsciente dejan de distinguir si la comida/bebida que hay dentro de la nevera es suya o de otra persona, desapareciendo dicha reacción y los efectos producidos por ella una vez traspasada la puerta en sentido salida.

2.- Tal y como pasa en muchos domicilios/locales algún duendecillo del Mundo Mágico pulula a sus anchas por el despacho aprovechando los momentos en los que no estamos, y arrampla con lo que le interesa, entre ello la comida de mi compañera y la mía.

3.- Existe un agujero de gusano inconstante, que curiosamente debe activarse cuando no detecta presencia humana y transporta al otro lado del mismo la materia orgánica que encuentra en estado de conservación (o sea en la nevera).

4.- Algún compañero con más morro que el muñeco de Michelín con paperas, y con carencia de la más mínima señal de poseer el adecuado nivel de educación y respeto hacia los demás, aprovecha sus momentos de soledad en la cocina para zamparse lo que “ya sabe que NO es suyo” sin tomarse la molestia de pedirlo ni de reponerlo después.

Para mí es muy triste plantear esta cuarta opción, pero no puedo dejar de tenerla en cuenta.

La verdad es que no es muy agradable ir a prepararse la comida y darse cuenta que algo te ha desaparecido.

what

En la última etapa ha volado de todo (bolsas de biscotes de pan, yogures y postres lácteos de diferentes tipos, una tableta de chocolate sin haber sido ni empezada, vasitos de arroz preparado, bolsas de patatas fritas, galletas, trozos de queso que quedaban de un día para el otro, frutas variadas, mi te moruno comprado en Tea Shop y una cantidad difícilmente cuantificable del zumo que uso para tomar con mi medicina).

¡¡Vaya!!! 

Puedo parecer una persona tacaña, pero en serio que no tengo problema en compartir lo que tengo con los demás siempre y cuando esto sea un acto voluntario.

Otra cosa, muy diferente, es que existan personas que se tomen la libertad de coger lo que saben que es de otra persona “sin permiso” y lo asuman como propio, demostrando con este gesto su total falta de respeto hacía el dueño de lo que sustrae.

images (6)

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

Warning

Warning

¡Warning! – ¡Peligro! 

warning

Creo muy necesario advertir a la población mundial que ando suelta.

¿Por qué?

Después de amplia experiencia en el trato directo con las personas de mi entorno he llegado a recopilar diferentes adjetivos calificativos hacia mi persona que me llevan a advertir a cualquier persona que aún no se haya acercado a mí, que considere la opción de no hacerlo.

Cuidadín, cuidadín que parezco un angelito caído del cielo pero…en realidad soy prima hermana del malísimo.

Soy despiadada, desconsiderada, egoísta, infantil, neurótica, insensible, arrogante, meticona, envidiosa, criticona, malvada, hipócrita, manipuladora, falsa, ingrata, insolente, vanidosa, soberbia, intolerante, dictatorial, esperpéntica, despreciable y algún que otro apelativo que se me escape.

Si, por supuesto, no os quepa duda…

Lo mejor que cualquier persona puede hacer es evitarme y así no se decepcionará conmigo.

Además que nadie pueda pensar que tengo ápice de sensibilidad, que no se deje nadie engañar por mis lágrimas de cocodrilo:

Yo ni siento ni padezco, todo es puro victimismo, falso y manipulador.

¡Quien avisa no es traidor!

De todas formas no quiero dejar de agradecer a tod@s los valientes que aún permanecen a mi lado y me dan su amor, su respeto y su cariño.

“Mil gracias por ver en mi lo que veis y saber quién soy”.

Yo también se quién soy, me conozco, no tengo dudas, no me engaño, no me traiciono:

“Fidelidad a uno mismo: Siempre”

*

Supongo que llegados a este punto quien haya descubierto esta entrada y la haya leído dará cuenta de su contenido en ironía pura y dura.

No podría ser de otra forma.

Después de haber vivido algunas experiencias insanas o vivencias desagradables, duras, incómodas, tristes, incomprensibles, lamentables, dolorosas y a la par quijotescas, absurdas, kafkianas, ridículas, sin sentido y sin control, decidí hace la friolera de 9 años cerrar la puerta a estas compañeras de viaje. Con constancia, con fuerza, con el apoyo de personas muy importantes para mí y con mi mantra “Fidelidad a uno mismo: Siempre” conseguí separar de mi y de mi entorno esas situaciones anteriores.

Hay veces que la vida te hace revivir y te pone “sin ton ni son” ante problemas ya superados. Y así ha pasado.

De todo ello ha salido una decisión: “Una vez conseguida la armonía como compañera de viaje, no voy a involucrarme en guerras ajenas”. No voy a poner en peligro la estabilidad adquirida. No necesito drama en mi entorno.

La vida es más sencilla de lo que parece.

armonia

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada