¿Te has encariñado con la tristeza?

En la vida vamos pasando por diferentes etapas y momentos: rachas variopintas, fases en las que nos sentimos pletóricos y felices, otras de calma, periodos en los cuales parece que nos persigue la mala suerte, ciclos en los que sólo fabricamos lágrimas y temporadas en las que tenemos la mente en Babia. En ocasiones sufrimos por meras tonterías, a veces incluso sin saber por qué. Lo cierto es que cuesta despegarse la tristeza. Pero hay tantísimas cosas que tienen el poder de aliviar nuestra alma y activar las sonrisas que lo absurdo es encariñarse con ella.