¡El mal humor no está de moda!

No hay nada que esté más fuera de la moda que el mal humor. Ser la reina de la elegancia pero mostrar cara de lechuga amarga es una mala combinación. Igual pasa con esos hombres de catálogo de Vogue, que en las distancias cortas muestran humor de perro viejo.