Y de un susurro mental, apareció un texto con mensaje implícito.

Y de un susurro mental, apareció un texto con mensaje implícito.

Cuando las páginas pasan, un libro se da cuenta de que es útil pero mientras permanece en la repisa de un armario…el libro sufre su soledad. Al libro le invade la tristeza pensando que nadie se ha dado cuenta de su existencia, y que pueden seguir pasando días y días hasta que fruto de la casualidad unos ojos le miren.
Es posible que incluso después de haberse dado todas las conjeturas posibles para que unos ojos miren en la dirección adecuada, nadie de cuenta de ese libro que quiere ser ojeado, que quiere ser valorado, porque en su interior contiene una bonita historia, algo muy valioso, la esencia de la vida al completo, el porqué de Todo y la respuesta a cualquier pregunta existencial.
La tristeza envuelve al libro y por muy valioso que sea su interior, ese lamento le hace dudar hasta de su propia dimensión. Termina queriendo ser, incluso, algo mucho más insignificante pero que si llama la atención de quien mora la habitación.
“Para que quiero ser El Libro de la Vida, El Libro de las Respuestas, La Clave Secreta para descubrir lo que todo el mundo quiere saber, si no consigo hacerme ver, si los que me rodean están hipnotizados con el mando a distancia del televisor”
El libro llora, chilla, grita, lamenta, silva, canta bellas melodías, pero no consigue hacerlo en la frecuencia adecuada porque sólo le terminan escuchando los demás libros y no las personas que merodean el hogar.
Es agónica esta situación pero…¿Qué queda por hacer?
Es sencillo, date cuenta que todas las respuestas a tus preguntas están frente a tí todos los días pero tu fijas tu mirada en objetos cotidianos que no van a ofrecerte luz, “deja de mirar ahí…”

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

Nosotros y el Universo

Llevo varios días dando vueltas a una idea de esas que me surgen en el cerebro de repente
La idea es la siguiente: “Dicen que el hombre es un microuniverso”.
Dentro de este tema tan amplio, he empezado a pensar esto.
La idea del mundo si se podría considerar parecida a la de universo. Dentro del universo hay diferentes Galaxias, igual que en el mundo existen diferentes países  (con diferentes culturas). Cada Galaxia tiene sus planetas al igual que los países tienen sus ciudades. Cada planeta tiene unas condiciones específicas, al igual que cada ciudad tiene un clima, un paisaje, etc…
También podemos ver como la idea de familia puede ser similar al universo.
Un único universo, igual que la raza humana. Las galaxias, las familias. Los planetas, los miembros de la familia. Las lunas, los descendientes. En este caso, creo que veo porque las familias están destruyéndose cada vez más. El motivo es sencillo. Cada miembro de la familia se comporta como si fuese el sol de la misma, sin darse cuenta que el sol es la propia idea de familia. Con ello debemos recargarnos cada día para convivir. Y lo más importante, sentir que todos los miembros de cada familia forman parte de una galaxia propia. Dentro de las galaxias, hay planetas muy grandes, pequeños, algunos que son rápidos, otros lentos….pero todos giran alrededor del sol “de la idea de familia”. Entre ellos existen fuerzas gravitatorias que permiten que los planteas no se choquen unos con otros y que permanezcan todos en órbita alrededor del sol. Yo pienso que esas fuerzas gravitatorias, debería ser el amor entre los familiares, el respeto que nos impediría a unos meternos en la vida de los demás insanamente y poner en peligro la unidad familiar.
Bueno, dejo esto aquí para que cada cual saque sus conclusiones y si apetece, las comparta conmigo.
Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada