Suele pasar que en las fechas navideñas uno empieza a mirar hacia el nuevo año con nuevos propósitos, con deseos que cumplir, sueños que hacer realidad y demás objetivos que hacen las veces de elemento motivador e ilusionador: ese motorcillo que nos mueve día a día hacia adelante.

Muchas veces ocurre que miramos al futuro con el anhelo de cumplir metas, con prisa para conseguir llevar a cabo nuestros propósitos, sólo nos motiva avanzar, avanzar y avanzar.

Al principio esos sueños pueden parecer imposibles, o muy difíciles de convertir en realidad pero con constancia, con interés, confianza, perseverancia y esfuerzo pasan del mundo de la ensoñación al presente.

Y después…al pasado! Y allí parece que caen en el olvido más profundo.

En ese momento nuestro interés, ilusión y motivación se centran en nuevos sueños, nuevas metas.

En mi caso creo que ha llegado el momento de hacer un balance, un inventario de sueños cumplidos.

¿Por qué?

Querer es Poder

Pues porque creo que es importante parar, mirar hacia atrás y ver el camino recorrido. Pienso que debo valorar de manera adecuada los logros alcanzados y así darme cuenta de que lo que parecía imposible un día otro día fue una experiencia vivida al 100%

Porque es parte fundamental de mi historia.

Y por si algún día me falla la memoria (más de lo habitual en mí)…

BALANCE DE SUEÑOS CUMPLIDOS (evitando la etapa más infantil):

1Tener alguna mascota.

Finalmente he tenido unas cuantas, entre ellas: perros (Cuqui y Zara), hámster (Petit Suisse), conejo (Pepe), pato silvestre (Patuso), gato (Gato).

2 – Ir a esquiar a los Pirineos.

Yo tenía 11 años y un día en el colegio nos informaron de esta excursión.

En esos momentos aquello me pareció una gran aventura en la que quería participar.

No es que yo fuese muy aventurera, más bien lo contrario pero rápidamente se lo comenté a mi madre.

En casa la economía no era muy boyante la verdad pero mis padres me vieron tan ilusionada que hicieron un gran esfuerzo para poder apuntarme al viaje.

¡Fue fantástico!

¡Lo pasé en grande!

3 – Pisar una discoteca (jajajaja!!! creí que ese día nunca iba a llegar. ¡Menuda ilusión!).

Y luego una se termina hartando de su música a todo volumen, gente pasada de copas y plastas buscando plan… ¿Verdad?

4 – Aprobar las matemáticas de 3º de bachillerato, la filosofía de COU y la Selectividad.

Menuda cantidad de horas de estudio invertidas, no sé cómo no me explotó la cabeza en mil pedazos.

Tomé tanto café en esa época y saturé tanto a mi estómago con la cafeína que mi cuerpo terminó aborreciéndolo. A día de hoy soy incapaz de tomar un cafecito salvo que sea descafeinado y con muuuucha leche.

5 – Trabajar como profesora de gimnasia rítmica.

Después de hacer los cursos que te certifican como Entrenadora tuve la ocasión durante año y medio de entrenar al equipo de gimnasia rítmica de San Lorenzo del Escorial, además también trabajé de forma esporádica como juez en diferentes campeonatos de la sierra madrileña.

6 – Tener novio (uno que mereciese la pena, no cualquiera).

Esto sí que me parecía im-po-si-ble.

Siempre me sentí un patito feo (bueno patita, claro) y pensé que nunca nadie se fijaría en mí.

Para colmo no me gustaban los rollitos de un rato (yo no me podía permitir a mí misma ser como un kleenex de usar y tirar).

7 – Aprender a leer el Tarot y a entender un poco el esoterismo.

Ya sé que esta disciplina tiene muy mala prensa y que la mayoría de las personas piensan que las tarotistas dicen lo primero que se inventan, pero no es así ni mucho menos (reconozco que en esta profesión hay mucho estafador, pero…como en todos los gremios).

Parece algo sencillo, pero nada más lejos de la realidad. Hay mucho que aprender, que entender y que ser capaz de sentir. Se trata de un mundo muy interesante, fascinante y útil.

8 – Sacarme el carnet de conducir.

En un primer intento aprobé el teórico con cero fallos y en el práctico me atasqué mucho (suspendí 3 veces) llegando a pensar que era totalmente inútil para conducir.

¡Menudo trauma!

Luego un gran profesor me convenció de mis capacidades y… ¡Lo conseguí!

9 – Tener un parto fácil.

En esto debo mostrarme agradecida a mi querido hijo Adrián porque tuve un embarazo sin molestias y además un parto que duró la friolera de media hora.

Pienso además que el mentalizarme desde el principio a que todo iba a ir bien ayudó. Es importante no hacer demasiado caso a las demás mujeres que te cuentan sus experiencias negativas con pelos y señales.

Cada mujer es un mundo y en estas cosas mejor no dejarse influenciar por malas vibraciones.

10 – Casarme.

De esas cosas que piensas que no te van a pasar a ti, y luego te encuentras delante del Juez diciendo que ¡Si!

11Comprar una casa.

Un día por impulso entré en una inmobiliaria esperando que con mis posibilidades me mandaran al carajo pero…en un mes estaba firmando la hipoteca.

Antes de pensar que algo es imposible hay que intentarlo porque como en esta ocasión muchas veces el objetivo se consigue sin demasiadas complicaciones.

12Montar una peluquería con mi hermana.

Aprovechando un dinerito que teníamos ambas nos lanzamos a la aventura. Algo más de 2 años en los que compartimos ilusiones mi hermana y yo. Pasamos buenos ratos…y aprendí mucho.

13Trabajar como tarotista.

Para conseguir mi primer trabajo tuve que enfrentarme a un gran examen. Tenía que saber el significado de todas las cartas del Tarot y demostrarlo ante profesionales del sector altamente cualificadas. Me temblaban las piernas, jajajaja!!! Prueba superada y trabajo conseguido!!

En primer lugar trabajé en atención telefónica. Tengo que decir que se trata de un trabajo duro, nada que ver con lo que parece a simple vista. Yo trabajaba en horario nocturno y no todo son consultas simples de personas preguntando por el amor. Escuchas testimonios duros de boca de sus protagonistas, muchas veces deseando encontrar solución a grandes problemas. 

Pasado un tiempo trabajé en atención directa en varias tiendas del sector y con posterioridad incluso hice una serie de programas televisivos en un canal local.

Posteriormente incluso me dediqué a la formación de futuras tarotistas en cursos que di como profesora.

14Conseguir hacer amigos por mí misma.

Siempre me ha sido muy difícil hacer amistad con las personas de mi entorno debido a mis inseguridades, mis complejos infantiles y mi carácter. Era introvertida, con cierto mal genio…y además a los chicos siempre les tuve mucho miedo. Me daba mucha vergüenza hablar con ellos, no confiaba en sus intenciones y siempre marcaba una gran barrera entre ellos y yo. Incluso en edad madura.

Una vez mi propio marido me dijo en un tono muy despectivo: ¡Pues haz amigos!

En esa ocasión me lo tomé en serio, dejé a un lado mis prejuicios y di una oportunidad al universo masculino. Evidentemente tuve que explicar con claridad y absoluta nitidez cual eran mi objetivo (la amistad y punto), y desechar aquellos especímenes (cómo solía llamarlos en aquella época) que sólo tenían la intención de saciar sus necesidades más básicas. Con una alta dosis de astucia, cierta mano izquierda y paciencia lo conseguí:

Hice amigos y muy buenos.

No había por qué tener tanto recelo: ¡Hay hombres buenos y decentes!

15 – Conocerme a mí misma y recomponerme.

Parece que esto no debería ser un sueño, una meta, un objetivo pero de verdad de la buena que un día me levanté por la mañana y no me reconocía…

Sin darme cuenta la vida “mi vida” me había ido transformando y una mañana al mirarme al espejo llegué a la conclusión de que el reflejo que veía no me representaba. Lo que aparecía era una especie de sombra en la que se han perdido los matices, los brillos que hacen brotar las sonrisas y la ilusión en la cara.

Fue muy importante reconocer ese momento de pérdida de identidad, y fundamental ponerse en activo para volver a convertir la sombra en una imagen completa y fiel a mi yo esencial.

16Desenamorarme de mi marido.

Ya sé que suena raro primero tener como deseo casarse y luego esto, pero la vida da tantas vueltas que algunos sueños terminan siendo pesadillas. ¡Cómo en este caso! Superamos varias crisis pero las señales estaban claras, no éramos el uno para el otro y la convivencia estaba llevándonos a situaciones difíciles, incómodas, tormentosas y peligrosas.

Seguro que muchos ya sabéis lo difícil que es desenamorarse…

En mi caso me costó un tiempo bastante largo y tres cuartas partes de la autoestima.

Pero tengo que decir que es de mis sueños hechos realidad de los que me siento más orgullosa.

17Conseguir un mejor trabajo.

Una vez cumplido el sueño anterior, no queda otra cosa que seguir avanzando hacia la libertad y para ello la economía es una incógnita que debe ser resuelta en positivo.

Fue por fases:

1º Dupliqué mi trabajo como teleoperadora (doble trabajo=doble sueldo).

2º Me ofrecieron la posibilidad de hacer labores de administrativo. Mi entrevista para ello sería una semana después.

¡Qué suerte y qué horror! Llevaba más de 10 años sin tocar un ordenador. Ni idea de Windows ni de na de na…

Tuve que recurrir a pedir un favor a mi primo informático, que me puso al día en una tarde.

Al final conseguí el puesto. Podría trabajar desde casa haciendo unas bases de datos. Lo malo es que por esas fechas yo no tenía ordenador ni dinerito para comprarlo.

18Un ordenador.

Este sueño lo cumplí gracias a la generosidad de una de mis clientas del Tarot.

Una gran empresaria y mejor persona que me regaló un PC completo y un Windows original.

Como anécdota decir que la máquina vino en avión desde Gran Canaria y el cartero me lo trajo en un carrito hasta mi propia casa.

¡Alucinante!

19 – Separarme/Divorciarme de una forma pacífica sin problemas para mi hijo.

Un duro y largo camino….

Mejor no dar mucho detalle, nada más que se cumplió: Adrián y yo volvimos a casa con mi madre y a empezar de nuevo.

20 – Conocer el amor de verdad.

Este objetivo se entremezclaba con el odio a los hombres que suele surgir cuando te decepcionas con el amor, cuando lo que tú creías un amor verdadero se convierte en una caca muy grande (perdón por este comentario tan escatológico).

En fin, con mucho mucho mucho esfuerzo por mi parte y una inmensa dosis de paciencia de Abel este sueño se ha convertido en mi vida de hoy.

21 – Aprender a bailar Hip Hop y Street Dance.

Siempre me han gustado las disciplinas artísticas, inicialmente con la Gimnasia Rítmica, luego con el Gim Jazz, y pasada la treintena con el Street Dance.

Me apunté a una academia a la que acudía los sábados durante 4 horas. Como anécdota decir que era la abuela de la clase, la mayor de tod@s los alumnos pero después de muchas horas de sudar y sudar…conseguí aprobar y obtener un título que me capacitaba para ser profesora de ésta disciplina. Ualá!!!

22 – Viajar al extranjero.

No es por desmerecer el territorio nacional pero para mí era una gran meta salir del País y descubrir otros lugares. Además este viaje cumpliría dos sueños a la vez, el segundo viajar en avión (23).

Mi primer viaje más allá de las fronteras fue a Roma, haciendo también realidad un sueño de mi novio por aquel entonces.

¡Nos encantó!

24Comprar una casa con mi madre.

Tras vender la casa donde vivimos mi hijo, mi ex marido y yo…había que conseguir un nuevo hogar.

Mi madre siempre tuvo ilusión por tener una casa de su propiedad y nunca pudo conseguirlo así que nuevamente un mismo hecho consigue cumplir sueños de dos personas a la vez: el de mi madre y el mío.

25 – Qué la operación de mi hijo saliese bien.

Era una intervención de poca importancia pero para cualquier madre del planeta esto es un mundo y yo no soy menos.

Pasé unos días nerviosa, preocupada, con momentos de incertidumbre hasta que en la visita pertinente al doctor semanas después de la operación, el resultado había sido totalmente satisfactorio.

26 – Un nuevo trabajo con mejores condiciones.

Después de haber tenido un gran desarrollo dentro de la empresa, la situación empezó a deteriorarse debido a una mala gestión contable. El ambiente se tornó muy desagradable por la presencia de la esposa del jefe que provocaba situaciones incómodas y hostiles. La gota que colmó el vaso fue el enfado de la misma respecto a la operación de mi hijo. No entendía que yo tuviese que faltar al trabajo.

Los que me conocen saben que odio las injusticias. No las soporto. Esto me puso en activo a la búsqueda de nuevos rumbos.

Una entrevista para un despacho de abogados y en una semana el puesto era mío.

¡Menudo cambio!

En 15 días ya estaba rindiendo al 100% y en 3 meses mis condiciones laborales ya superaban las anteriores.

27 – Tener mi blog.

Me apetecía escribir mis pensamientos, mis locas teorías, mis experiencias.

En primer lugar se trató de un blog privado.

Con el tiempo me entró el gusanillo de saber si lo que yo escribía podía resultar del interés de alguien más y lo convertí en público. Lo llamé: “Fidelidad a uno mismo: Siempre” y a día de hoy se han superado las 20.000 visitas.

Tiempo después me decidí a tener un segundo blog “Japines’cul” con un contenido menos reivindicativo y mucho más alegre y positivo. Este pequeñín va caminando y se han superado las 3.000 visitas.

28 – Escribir un cuento a mi hijo para explicarle el misterio de La Navidad y Los Reyes Magos.

Para mí la Navidad es una fecha mágica y aunque durante un periodo de mi vida no pude disfrutarlas como corresponde, siempre he hecho todo lo posible para que mi hijo las viviese lo más feliz posible.

Me daba mucha tristeza contarle de la manera tradicional el secreto de Los Reyes Magos así que me propuse intentar hacer un cuento para explicárselo. Me costó varias noches sin dormir pero lo logré.

Fue maravilloso ver su reacción al recibirlo y leerlo.

Finalmente opté por registrarlo y de vez en cuando alguna madre interesada me compra un ejemplar personalizado para su hij@

29 – Obtener respuesta a una consulta sobre Teoría de Cuerdas de un importante físico.

Lamentablemente durante mi época de estudiante se me dieron muy mal las ciencias, y por ello opté por seguir mis estudios por la rama de Letras olvidándome completamente de la física, la química y la biología.

¡Qué error tan grande!

Ahora me gusta mucho leer cosas de física en mi búsqueda de entender el funcionamiento del Universo pero claro, me falta base para comprenderlo.

Ni corta ni perezosa un día me puse a navegar y di con un Físico: D. Alberto Guijosa un Investigador y Divulgador científico premiado en multitud de ocasiones por sus trabajos que además escribe artículos y publicaciones especializadas.

¡Toda una eminencia!

Pues, sin pensarlo dos veces, le mandé un email, le conté un poco mis dificultades para entender la Teoría de Cuerdas, la Teoría M y le pedí un poco de ayuda.

Evidentemente no esperaba respuesta, se trata de un físico importantísimo, pero por intentarlo no se perdía nada.

¡Alucinante! En unos días respuesta muy amable, agradeciendo mi interés en su trabajo y en contar con su ayuda para aprender un poco más. Tuvo la cortesía de enviarme varios artículos y trabajos escritos por él mismo sobre el tema.

Durante varios meses intercambiamos emails con información valiosísima y de primera mano.

¡Todo un lujo!

30Viajar. Conocer mundo y diferentes culturas.

De momento he cumplido el sueño de conocer diferentes países/ciudades: Egipto, México, Tailandia, Bali, República Dominicana, Londres, Moscú, Japón, Costa Oeste de EEUU.

Aún así queda mucho mundo por recorrer … pero en estos viajes también he cumplido otros pequeños sueños. 

31 – Entrar en una pirámide.

Es algo que se ve muchas veces en la televisión, en el cine pero ponerse a los pies de una pirámide es impresionante. Posteriormente entrar dentro es toda una experiencia no apta para públicos con claustrofobia (tengo algún amigo que ha sido incapaz de llegar al final del estrecho, oscuro y asfixiante pasillo de acceso a la misma).

En mi caso tuve la suerte de entrar en varias…no dejéis de hacerlo si tenéis la ocasión.

32 – Bañarme en el Mar Caribe.

Yo no soy mucho de bañarme en la playa. Le tengo cierto miedito al Mar pero de siempre el Mar Caribe me llamaba la atención.

Perdí un poco la esperanza de cumplir este sueño cuando el viaje de novios con Antonio no pasó de Santander y Gijón.

¡Lástima! ¡Me quedé con las ganas!

Mi primer marido no era por aquel entonces (ahora no sé ni me interesa) muy viajero e ir al Caribe le parecía “una huevonada”.

Sólo había que esperar unos añitos más para que Abel, Adrián y yo fijáramos nuestro destino en unas vacaciones en la Rivera Maya.

¡Qué gozada!

La playa totalmente paradisíaca con su arena blanca y palmeras a lo largo de kilómetros. Un mar relajado, tranquilo y con agua cristalina, calentita y con un montón de tortugas enormes con las que compartías el espacio.

¡Un paraíso!

33 – Una petición de matrimonio romántica.

En la primera ocasión mi matrimonio se cocinó en una conversación entre Antonio y yo muy racional y muy poco romántica. Con lo ñoña que yo soy…

Menos mal que la vida ofrece muchas oportunidades para que los sueños se hagan realidad y la mayoría de las veces suceden cuando menos los esperas.

¡Así fue! Una mañana inesperada de un día cualquiera (en realidad el 2 de octubre del 2010) me vi envuelta en una situación poco convencional y que concluyó con una pedida de matrimonio muy muy muy romántica. Yo que en esos momentos no era muy partidaria de una boda (debido al primer fracaso lo tenía pavor), terminé con lágrimas en los ojos diciendo que si.

Además con el regalo de una propuesta de viaje de novios a Bali “mi gran sueño veía más cerca”.

34 – Mi boda balinesa.

Desde adolescente tuve este gran sueño.

No sé muy bien por qué no tenía el deseo de casarme en una bonita iglesia como mis demás amistades pero…así era.

Yo quería una boda tradicional balinesa.

Y Abel la hizo posible (si queréis detalles hay una entrada en el blog que habla de ello e incluye fotos y demás).

35 – Participar y completar una Carrera de 5 kms.

De siempre lo de correr era algo que no me llamaba la atención.

No es que no me gustase la práctica de deportes porque siempre he estado haciendo algo: gimnasia rítmica, gym jazz, batuka, street dance, aerobic, fitness, etc. Pero correr era algo para lo que me sentía inútil. En el instituto cuando tocaba hacer la prueba de correr 1 kilómetro yo terminaba al borde del desmayo.

Un día, no hace mucho, mi marido me propuso empezar a correr un poco para ponernos en forma.

Me animé y empezamos a entrenar.

Poco a poco y viendo nuestros progresos, le cogimos gusto.

Nos lanzamos a apuntarnos a una Carrera que se llama Ponle Freno con un recorrido de 5 kilómetros.

En los entrenamientos no fui capaz de llegar a más de 4 kilómetros pero ese día con la motivación que se respiraba en el ambiente, la compañía de varios amig@s y Abel, y muchas ganas acumuladas conseguimos los dos hacer la carrera completa corriendo sin parar en poco más de media hora.

Ya sé que no es una gran marca pero a mí me vale, prueba superada!!

Después de esto me animé (junto con Abel) a participar en otras 2 ediciones más de la Carrera Ponle Freno, en las 2 primeras Carreras de Papa Noel en Madrid y 1 carrera de la Mujer en la que sorpresivamente conseguí correr hasta 7 kilómetros: “mi máximo hasta ahora”. 

36 – Escribir mi libro de Tarot.

Años atrás ya hice un dossier completo para mi primer curso de Tarot pero tenía un objetivo más ambicioso.

Mi deseo trataba de escribir un libro a mi estilo, explicando el significado de los Arcanos de la manera que a mí me gustaba hacerlo, fusionando lo aprendido en  todos estos años dedicados al aprendizaje y trabajo con las cartas.

Dediqué muchas horas al proyecto pero finalmente estoy orgullosa de lo conseguido con ese esfuerzo. 

37 – Exponer mis cuadros.

Pintar cuadros es un hobby que me relaja, me ayuda a transmitir mis emociones, mis sentimientos, mis percepciones y además me sirve de decoración de las pareces de casa.

Un día empecé a preguntarme si estos cuadros podrían ser lo suficientemente decentes como para ser expuestos.

Era un gran deseo, poder sentir que eran del agrado de más personas que las de mi familia.

Tengo que ser sincera, no apostaba ni un duro por conseguirlo y siempre esperaba el rechazo pero en las 2 ocasiones que lo intenté “lo conseguí”.

Me gustaría poder dedicarle un poco más de tiempo y realizar más exposiciones porque han sido experiencias muy positivas y agradables.

38 – Hacer submarinismo.

Durante muchos años he querido darme un paseo por dentro del mar pero el miedo me hacia parar en la intentona.

Al final en nuestro último viaje a México Abel y yo nos lanzamos a la aventura y contratamos el bautismo.

Fue realmente maravilloso, realizamos 2 inversiones en las que pudimos disfrutar de unas vistas espectaculares del fondo, con corales y bancos de peces de colores.

Tuvimos la suerte de contar con el apoyo de unos monitores muy amables, cariñosos y pacientes que nos ayudaron a hacer realidad este bonito deseo.

Repetiremos en cualquier otra ocasión…

39 – Montar en helicóptero.

Sinceramente es una de esas cosas que me apetecía mucho hacer pero ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué?

¿Cómo encajar esta actividad en la vida corriente?

Luego cuando la ocasión se puso delante me lancé a hacerlo realidad.

El viaje a la Costa Oeste de EEUU era el momento adecuado y lo ideal para ver el Gran Cañón.

Algunos amigos me aconsejaron llevar pastillas para el mareo porque la experiencia posiblemente lo requería.

Yo las compré pero como en la compañía aérea nos perdieron las maletas, no tuve la opción de tomarla.

Cuando llegamos al helipuerto nos pesaron y luego nos asignaron el puesto en base a ese puesto.

Tuve la gran suerte de sentarme junto al piloto, con todos los mandos frente a mí y la mejor vista posible.

¿Mareo? Nada de nada…

Yo era como una niña con su mejor juguete.

¡Una gran experiencia!

40 – Qué mi hijo tuviese buenos resultados en sus estudios.

Después de varios años de preocupaciones por sus malos resultados académicos y realmente agobiada con la idea de que dejara de estudiar me lancé a buscar un nuevo colegio para mi hijo.

Yo sabía que aunque intentaba dar la imagen de que los suspensos le resbalaban, en realidad tenía la autoestima muy debilitada con tanto cate, que estaba desilusionado y con pocas ganas de intentarlo de nuevo.

Reconozco que Adrián es un niño inquieto, nervioso y vaguete. 

¡Cómo muchísimos niños!

Pero después de observar con detenimiento, interés y preocupación llegué a la conclusión de que no toda la culpa era del niño.

¡Había que buscar una solución!

No paré hasta encontrar un colegio en el que los profesores se preocuparan individualmente de sus alumnos, prestando atención a las diferencias entre unos y otros, y adaptando la enseñanza de las materias a las necesidades de ellos.

Ahora estoy contenta, veo a Adrián ilusionado y de momento los resultados son muy positivos.

Ha pasado de odiar los estudios a plantearse estudiar un módulo superior de FP y complementarlo con estudios de Producción Musical, pero esto será un nuevo sueño que hacer realidad y que compartiremos mi hijo y yo.

41 – Qué un bulto detectado a un familiar muy, muy cercano no revistiera gravedad.

Hace unos meses a alguien de mi familia le fue detectado bulto que debía ser analizado para descartar posibles células cancerígenas.

Evidentemente el temor a obtener resultados negativos hizo presencia en nuestro núcleo familiar.

Por supuesto que en esos momentos de incertidumbre querer recibir noticias positivas indicando que no había peligro era un gran sueño que hacer realidad.

Pusimos toda la energía en pedir ese regalo al Universo y tenemos que ser agradecidos porque se nos cumplió. 

Muchas veces estas situaciones nos ponen los pies sobre el suelo y nos hacen ver que no damos importancia a las cosas que realmente la tienen. 

Seguro que me he dejado algún sueño en el tintero.

En caso de ser así, según vaya recordando, lo iré incluyendo para tener esta entrada actualizada hasta el 2.014.

Los sueños que cumpla a partir de ahora los pondré en otra entrada en el futuro…

Animo a todos los que os tomáis el detalle de leerme a hacer una relación de vuestros sueños cumplidos seguro que os sorprende tanto como a mí ver el resultado.

 Sueños Cumplidos