Tiempo atrás tomé una importante decisión…

“Vivir la vida intentando estar en armonía conmigo misma”.

Ni que decir tiene, que esta decisión es imposible ponerla en práctica de forma instantánea sino que requiere de un aprendizaje, de un entrenamiento y un gran esfuerzo personal, que no resulta simple ni sencillo.

La armonía con uno mismo es de las asignaturas más difíciles que aprender en la vida (o por lo menos así opino yo).

Y además no existe ningún libro de texto o tutorial que te indique con detalle cómo conseguir esta meta.

En mi caso activé el “on” y decidí en primer lugar hacer un análisis de mi personalidad y después definir los cambios que sería importante llevar a cabo para llegar a ser “mi yo deseado”.

El concepto real de esta transformación es puramente mental, emocional y psicológico.

Está claro que hacer una radiografía al lado oscuro es una labor cuanto menos “espinosa”.

Mi lado oscuro

Hablaré por mí al decir que aceptar los defectos requiere de endereza, humildad, templanza, coherencia, sensatez y fortaleza interior. Lo digo porque admitir un par de fallos, incluso tres o cuatro vale, está dentro de lo tolerable para cualquier persona, pero pasar los rayos X e intentar localizarlos todos, toditos, todos…eso puede hundir la autoestima unos cuantos kilómetros hacia abajo.

En fin….

El caso es que después de empeño y dedicación llegué a cumplir mi objetivo de armonizar con la vida.

¡Qué gustazo!

Es tranquilizador tener una cierta capacidad de control y encarar las  situaciones con endereza, racionalidad y paciencia.

Así sale todo mejor y se disfruta al 100%

“Lo recomiendo”.

Lo malo es el exceso de confianza. Es algo que se vuelve en contra.

Quizá he llegado a estar demasiado “tranquila”, excesivamente “segura” de que esto estaba ya conseguido totalmente.

Y cuando uno se duerme en los laureles, pasa lo que pasa.

De repente toda esa tranquilidad estalla.

El lado oscuro que estaba amaestrado y controlado se muestra en todo su esplendor, con total independencia y haciendo oídos sordos a la conciencia, la racionalidad y el sentido común.

El ataque del lado oscuro

¡Me ha pillado de sorpresa!

Y totalmente desentrenada.

Motivada por un rifirrafe doméstico…que en situaciones anteriores no habría llegado mucho más lejos…

La fiera me ha tumbado y dejado K. O.

Por supuesto que se han producido efectos colaterales y quien estaba conmigo en ese momento “Abel” ha sido atacado verbalmente por mi lado irracional.

Es como si se hubiese abierto la Caja de Pandora y desatado la Gran Tormenta.

Un catálogo bien surtido de reproches han salido disparados en todas las direcciones posibles, como si de estrellas ninja (shuriken) se tratase…

300px-Paper_Shuriken

¡Qué vergüenza! ¡Me siento realmente triste con lo ocurrido!

He pasado de una sensación de tranquilidad y armonía, al sentimiento de culpabilidad cubriéndome por completo y arropándome con el manto de la incertidumbre hacia lo imprevisto.

¡Nunca hay que bajar la guardia!

Grave error.

Mis quejas, mis críticas y mis inseguridades se han convertido en armas arrojadizas que provocan heridas a quien no se lo merece.

¡Lamentable!

Lo peor de todo es que hay que conseguir salir del modo “destrucción”. Y eso como ya dije al principio no es ni fácil ni sencillo.

Ahora toca: recuperar la autoestima dañada, reparar el desastre ocasionado por el tsunami “Ángela” y volver a mantener a raya ese lado oscuro que tenía un tono gris plata y de repente hace unos días (por un motivo de categoría: absurdo) ha tornado a negro azabache.

Es muy importante pedir disculpas a los afectados, entre los que me encuentro yo misma, y seguir trabajando en lo que llevo haciendo desde tiempo atrás…intentar ser cada día mejor persona.

El Perdón

Soy consciente de este gran tropezón pero también sé que no es necesario ni nada positivo fustigarse, castigarse, martirizarse, humillarse, promover inseguridades y miedos, o mucho menos recluirse en la gran torre de la desesperación o el desánimo.

Lo verdaderamente importante es aprender de los errores.

Si hace 4 días enfrentaba cada día con armonía y felicidad eso es justo lo que debo hacer nuevamente.

Si hace 4 días me sentía orgullosa de mi evolución como persona debo reparar las grietas creadas y volver a tener el mismo sentimiento.

Para poder dar auténtico y sano amor a los que me rodean y se lo merecen, primero tengo que ser capaz de darme el amor a mí misma.

En fin…

Superar obstáculos