¿Quieres estar a la última? ¿Seguir en todo momento los dictados de la moda?

¿No te apetece estar alejado de las últimas tendencias?

¿Has participado en cada uno de los movimientos virales que circulan por las redes sociales?

Si es así… No puedes dejar de unirte a esta nueva corriente.

Debes guardar tu mal humor en el baúl de los recuerdos.

¿Por qué?

Pues sencillo, ya no se lleva tener cara de lechuga amarga.

La verdad es que parece una tarea muy sencilla a priori, pero creo que se trata de algo mucho más complicado que permanecer estático y fijo en una postura durante la grabación de un vídeo. Puede incluso que sea menos molesto bañarse con agua helada, que contener al mal genio que todos llevamos dentro.

¡¿Te ves capaz?!

¡Vaaaaamos allá!

Tres, dos, uno…

Y a mantener las malas vibraciones al orden.

¡El mal humor no está de moda!

Si notas que por circunstancias del día, de la gente que te rodea, tu jefe que no hay quien le aguante o tu madre que entra en modo pesada…

Respira, respira y vuelve a respirar, llevando el aire que inspiras hasta el estómago y devolviéndolo con tranquilidad.

¡Tú puedes!

¡Jajajajajaja!

 

 

 

 

 

 

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada