“Levantarse con el pie izquierdo”

Lamentablemente no todos los días uno se levanta con la sonrisa pintada en la cara y con el espíritu entusiasta para enfrentarse al mundo con buen humor.

¿A quién no le ha pasado alguna vez?

Son esos días en los que a uno le persigue un halo de energía extraña que provoca que todo sea más complicado, difícil y negativo.

Uno no consigue dar pie con bola…

Te pongas como te pongas parece que el Universo ha puesto su mirada en ti y te está gastando una broma de mal gusto.

O eso es lo que parece a simple vista.

Normalmente cuando nos toca vivir uno de éstos, nos resignamos y quedamos expectantes a ver como se encadenan las situaciones catastróficas, deseando que las horas avancen a gran velocidad y la noche nos invite a cerrar los ojos y esperar otro día mejor.

Suele pasar que debido a estas situaciones hostiles que llegan, una tras otra y casi sin descanso, el ánimo y la conducta tornen a pesimismo, resignación y un conformismo hacía ese infortunio.

Quizá debamos mandar al cuerno esta resignación.

O mejor…

Negarnos a aceptar esa invitación premium y gratuíta para ser protagonista en una espiral de negatividad ridícula y kafkiana.

Por supuesto que en un Universo, al parecer, infinito y en el que todo se mueve a velocidades supersónicas y las distancias se miden en años luz, nada ‘coherente’ puede hace pensar que tu seas el blanco de una confabulación malvada.

¿Verdad que no?

Ainss si somos un minúsculo y pequeño ser viviente en medio del Planeta Tierra, dentro del brazo de Orión, uno de los brazos espirales de la Vía Láctea, la cuál es una de las Galaxias de Virgo y que pertenece a nuestro Sistema Solar, uno de los 445 sistemas solares descubiertos hasta nuestros días. 

Me da, que tu persona es totalmente invisible a esas fuerzas gravitacionales y por tanto eres capaz de invertir esa energía negativa que te rodea en estos momentos.

Sólo hace falta agudizar el ingenio y encontrar un punto de inflexión para levantar el ánimo y convertir ese día tonto, en uno estupendo y lleno de oportunidades fantásticas para reír y doblegar la adversidad.

¡No lo demos todo por perdido!

¿¿¿Hoy te levantaste con el pie izquierdo???

¡¡¡No seas dramátic@!!!

Puedes remontar el día.

¡Cambia la cara y tu actitud!

Verás que ese toque negativo que está cubriendo el transcurso de las horas se disipa…