El día puede empezar normal y de repente…sucede algo que te hace reír y reír.

Mi marido esta mañana se ha levantando con antojo de churros, hmmmm!!! y como tenemos la churrería  a escasos 200 metros de casa ha decidido darle gusto al cuerpo.

Los churros nos gustan con azúcar espolvoreado por encima y ese era mi objetivo, ponerlos en la bandeja y que les lloviese azúcar generosamente. Es una tarea relativamente fácil. Jejejejeje!!!

Pero se trata de mi y a mi me rodea una energía de carácter catastrófica (soy sagitario).

He abierto el armario de la cocina, he cogido un bote, una cuchara y venga esa lluvia de azúcar sobre los churros.

De repente miro atentamente y pienso:

– ¿Este azúcar es de grano grueso???

Paro de repente, me miro la mano que sujeta el bote y….

– Pero….¿Éste no es el bote de la sal????

Me he quedado con cara de boba y de repente los dos a carcajadas nos hemos puesto a reir.

¡¿Qué lo voy a hacer?! Es mi naturaleza

En el pasado me habría fustigado, criticado, flagelado y maltratado la autoestima, pero he aceptado que SOY IMPERFECTA Y UN DESASTRE EN MOVIMIENTO, y !!!!ME ENCANTA!!!!

Ahora para celebrarlo…una canción molona para activar el día:

Vaaaamos a mover el culo!!!! 😉