Ni oveja ni pastor: “YO” (Proverbio IX)

Ni oveja ni pastor: “YO” (Proverbio IX)

La inspiración para esta entrada apareció algo de tiempo atrás pero por falta de tiempo no ha podido materializarse antes sino ahora…

Quizás es mejor así, ver las experiencias que incitaron esta idea con la amplitud que el tiempo pasado ofrece, y con el poso de la serenidad, calma y templanza.

Es cierto que cada persona es un mundo, y que ello permite que el grupo de los seres humanos sea una amplio abanico de personalidades, teniendo cada cual derecho a ser como le parezca bien, siempre y cuando, con el ejercicio de ese derecho no se entrometa en las libertades o también derechos ajenos.

Dentro de ese amplio abanico de personalidades, yo creo que, se podría hacer una división en tres grandes subgrupos: líderes, seguidores/discípulos  y librepensadores. Definiciones según la RAE:

1.- líder(Del ingl. leader, guía).  com. Persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como jefe u orientadora.

2.- seguidor, raadj. Partidario activo de alguien o de algo.

3.- librepensador, ra. adj. Partidario del librepensamiento.

Una vez diferenciados los términos, quiero posicionarme a mí misma en el tercero, pretendiendo mantenerme este grupo por el resto de la que espero sea una larga y agradable vida.

Defino por tanto mi  Proverbio IX: “Ni oveja ni pastor: YO”

¿Por qué? quizás se preguntará alguien, o incluso me puedo preguntar yo…

 oveja negra_blog

La razón es muy clara y evidente, quiero ser la directora de orquesta de mi propia vida, moviendo la batuta a mi antojo para hacer sonar la música de mis experiencias con mayor o menor afinación, pero siempre convencida de mi criterio, y así evitar que la responsabilidad de mis errores pueda ser volcada sobre otros eludiendo los mismos.

No me hace mucha gracia seguir a un líder como si fuese una oveja de su rebaño, dejando que la cabeza pensante sea la del mismo y liberándome del compromiso adquirido al haber heredado un cerebro capaz de pensar y valorar.

Es posible que seguir a alguien que parece convencido de lo que promueve sea cómodo, pero ese convencimiento no garantiza que tenga implícita la realidad, las buenas intenciones y las garantías de ir por el camino adecuado para uno mismo.

Hay muchos líderes que tienen una fuerte necesidad de sentir ese rebaño tras sus pasos, para auto confirmar que sus palabras, sus actos, sus doctrinas y objetivos son respetables, loables, encomiables y plausibles. En muchos casos es la fe que los demás demuestran por sus palabras las que le hacen ganar seguridad sobre sus exposiciones a estas personas, ejerciendo un efecto incrementador del ego del líder en algunos casos.

Quizás la responsabilidad de que esto ocurra no es únicamente de la persona que lidera, que en muchos casos pudo empezar este camino compartiendo experiencias con otros con el simple objetivo de ayudar, y que paso a paso, ha llegado a encontrarse con un grupo de personas que necesitan de su confianza y seguridad.

También hay que tener en cuenta que existe un amplio número de individuos inseguros, carentes de capacidad resolutiva, deseosos de encontrar la solución a sus problemas sin quebrarse la cabeza y sin aplicar el esfuerzo necesario para ello. Esta colectividad encuentra una asociación cómoda aplicando los criterios, consejos, enseñanzas y métodos difundidos por el líder, y mostrando por ello su agradecimiento, devoción, veneración y respeto.

Desde mi valoración personal hay que tener mucho cuidado al elegir ser líder o seguidor, puesto que nos podemos encontrar con grandes peligros en los que podemos caer sin darnos apenas cuenta.

El líder es una persona como otra cualquiera, pero con una personalidad muy marcada y con unas características importantes: capacidad de adelantarse a los acontecimientos y ver oportunidades donde otros ni se habían dado cuenta, constancia y perseverancia a la hora de perseguir un objetivo/meta, facilidad para la dialéctica y la comunicación de sus pensamientos generando convencimiento en los demás, seguridad en sí mismo, disposición para motivar y contagiar el entusiasmo, dotes de seducción unidas a su gran carisma, etc… Todas estas cualidades son positivas en su justa medida pero deben ir acompañadas de integridad, sinceridad, honradez, moralidad y decencia.

Esta persona, que por circunstancias de la vida se encuentra siendo seguida a pies juntillas por un número indeterminado de personas, que ponen en práctica sus enseñanzas, consejos, recomendaciones y sugerencias, debería imponerse el deber moral de constatar que lo que traslada a sus seguidores es real, verdadero, auténtico, efectivo, positivo e innegable. En caso contrario mostrar que su diálogo no está confirmado ni probado dejando libertad para que los demás crean o no ciegamente en lo compartido, bajo su propia responsabilidad.

El seguidor es una persona normal igualmente, también marcada por una personalidad concreta con sus propias características, en muchos casos: falta de seguridad en sí mismo y en su criterio a la hora de enfrentar sus decisiones que antes de ser tomadas deben avalarse por el éxito obtenido por otros, cierta comodidad a la hora de ponerse manos a la obra valorando y constatando la información que le llega y dando por válida la que viene de manos de las personas que han ganado su respeto y admiración, lealtad y fidelidad que puede llegar en algunos casos a la creación de un compromiso en la divulgación de las enseñanzas y consejos recibidos, destacando normalmente el alto grado de agradecimiento que demuestran. Estas características o cualidades pueden llegar a denotar algunos defectos de carácter que deberían ser resueltos entre otras formas motivando la creencia en uno mismo. Estas personas que por motivos desconocidos se encuentran siguiendo la estela de un líder, pueden hacerlo, pero sin perder su raciocinio, su discernimiento, su juicio, su capacidad de valorar entre lo verdadero y la propaganda de corrientes o modas que buscan adeptos o discípulos incondicionales.

Por tanto, me ratifico en el deseo de declararme librepensadora, con el derecho y la obligación de “antes de creer…valorar si la información es veraz, auténtica, verdadera, positiva, honrada, honesta, noble, limpia, justa y capaz de ofrecer algo agradable a mi vida”.

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

Proverbio VII: “Vive y deja vivir”

Proverbio VII: “Vive y deja vivir”

Siempre suelo escribir mis entradas después de haber vivido una experiencia llamativa, y en esta ocasión también.

Sinceramente…

No es la primera vez que vivo una situación similar, y quizás fruto de las experiencias pasadas tomé la decisión de no involucrarme en grupos de opinión o grupos seguidores de tendencias.

El problema principal reside en la necesidad que tienen ciertas personas de dirigir la vida de los demás de una manera impositiva, dominante incluso dictatorial. En ocasiones, sienten esta necesidad hasta con las personas que acaban de conocer, mostrando su carácter de forma tajante y explosivo.

Me gustaría hacer una llamada de atención a todas estas personas que intentan dominar y dirigir a los que les rodean.

Proverbio VII: “VIVE Y DEJA VIVIR”.

Entre todos los seres humanos debe existir la norma de respetar las opiniones de los demás, en tanto en cuanto son simples opiniones y todos tenemos derecho a tener una respecto a cualquier tema.

Fuera aparte de las opiniones, tampoco creo que sea de recibo que existan personas que se toman la libertad de increpar y dar lecciones de moral a los demás sobre cómo deben de actuar o no en su vida, y mucho menos juzgar, como si fuesen jueces poseedores de la verdad verdadera y con derecho recibido de la superioridad para dar un veredicto inflexible y tajante.

Si alguien cree que una persona debe cambiar algún comportamiento, pensamiento u opinión con dar un sencillo consejo es suficiente, siempre desde el cariño y el deseo de ayudar, y no con el de auto-imponer ideas.

Tampoco se debe actuar intentando crear rebaño, y obligar o dirigir la vida de otros a empujones o con manipulaciones interesadas para acrecentar el ego y/o el sentimiento de superioridad frente a los sumisos. Y mucho menos impedir a quien comparte el espacio el hacer su santa voluntad, o que para poder hacerla tenga que dar un catálogo de razones, motivos y justificaciones.

¡Basta ya de condicionar la vida ajena!

Qué cada cual se concentre en la suya, actuando libremente, ofreciendo ayuda cuando ésta es solicitada y asumiendo cuando esta ayuda no es puesta en práctica.

A este mundo nadie ha venido con la lección aprendida, sino que cada uno tiene que aprender la suya propia actuando por sí mismo y consciente al 100% de como actúa, de lo que piensa y de lo que siente.

Lo más bonito en la vida, es recorrer el camino acompañado de amigos que buscan hacer ese caminar más ameno, fructífero y agradable, mostrando apoyo y ayuda a cualquiera del grupo que lo necesite, en armonía, y demostrando que cada individuo es libre y tiene todo el derecho del mundo para actuar con esa libertad.

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

Proverbio VI – ¡¿Quién no tiene un día tonto!? ¡Eh, pero sólo uno!

Proverbio VI – ¡¿Quién no tiene un día tonto!? ¡Eh, pero sólo uno!

Ayer fue un “mierda-day” , como suelo llamarlos yo últimamente.

En realidad no había pasado ninguna desgracia, ningún imprevisto especialmente desagradable, nada traumático, pero si muuucha mierdecilla que se va acumulando hora tras hora, y que al final del día te genera la sensación de haber estado pasando tu tiempo dentro de una cloaca. Intentando trasmitirlo visualmente es como si una espiral, un torbellino, un ciclón te absorbiese inevitablemente haciendo imposible recomponer tu ánimo. Esos días uno desea que llegue la hora de cerrar los ojitos y dormir, intentando y deseando con todas las energías sobrevivientes que el día siguiente amanezca soleado.

Pues bueno, hoy ha amanecido “lloviendo”

¡¡¡¡Nooooooo!!!!

Mira que odio el invierno, la lluvia, el frío, la nieve y todo lo que sea notar temperaturas frescas a mí alrededor.

El caso es que finalmente mi subconsciente, inconsciente o mi mente que es “bastante entrometida”, me ha lanzado ese refrán de “A mal tiempo buena cara….”

Ya con la mitad de mi cuerpo, alma y aura en posición de levantar el ánimo, acompañadas de mis pocas ganas de ir a trabajar, me he dirigido al baño para el aseo y acicalamiento diario.

¿Os había dicho que “A mal tiempo buena….”???

Pues mi primer vistazo en el espejo y:

 ¡Suprise!

Un granito a punto de brotar.

– ¡¡¡¡Noooooo!!!!

Es que…. 

¿No hay tregua???

¡Pfffff! ¡Jooooo! ¡No puede ser!

La decisión ha sido darme a mí misma una patada en el culo (algo casi casi literal), y ponerme en marcha.

Vaaaamos, que queda mucho día por delante y hoy tienes intención de hacer cuando llegues a casa unas palmeritas de chocolate.

(¡¡¡Jajajja!!! qué gran motivación!!!!)

Parece una tontería pero esto último me ha hecho reaccionar.

Tengo mis dudas si es por el gustazo de comerse algo dulce, rico, súper-calórico, que engorda, chocolate, o por el hecho en sí de tener un objetivo, un plan, un algo que hacer para uno mismo, la sensación de darse un capricho, una recompensa…

Definitivamente por “H” o por “B”, he retomado mi energía en decadencia y la he transformado en energía expectante e ilusionada con el devenir.

He decidido ni siquiera abrir el paraguas para protegerme de la lluvia, incluso la he considerado insignificante, incapaz de amargarme el día, con unas cuantas gotas no se me intimida.

Ya dentro del despacho me he mantenido firme en mi convicción de pasar el día en armonía, y he ido toreando con estilo y creatividad cualquier intento de desestabilizar la calma. Mi capote ha sido la simpatía, alegría y disposición para verlo todo positivo.

Es cierto que la actitud con la que nos mostramos al mundo es, en un tanto por ciento muy alto, responsable de la actitud con la que el mundo nos trata.

La apatía genera desinterés, la tristeza crea desilusión, la antipatía devuelve malas caras y en el lado contrario, si uno muestra una sonrisa en la mayoría de los casos recibe otra sonrisa de respuesta. En este caso no se cumple la ley física de que los polos opuestos se atraen.

¡Podemos comprobarlo!

Además han llegado buenas noticias, en Semana Santa parece que voy a disfrutar de unos días especiales aprendiendo cosas muy interesantes, descubriendo partes desconocidas de mi Yo Inicial, averiguando cuales son mis verdaderos objetivos/retos y en compañía de gente especial.

Todo ello dando las gracias a ÉL (tu ya sabes), que hace que mi vida sea más fácil y mucho mejor.

¡Qué suerte fue toparme contigo aquel día!

¡Vaya! Pues va a ser que el día está remontando.

¿Será por mi actitud armoniosa? 

Estoy segura que en gran parte es por eso.

Las cosas no son como empiezan sino como acaban.

Voy a terminar dejando un foto de regalo: Son los arrozales de Bali – llamados Jatiluwih que significa “Realmente Especial” 

                                                 

Y como bonus extra un pequeño consejo:

Aprender a bailar bajo la lluvia

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

Proverbio VIII  – “Deja de sufrirte y date permiso para EVOLUCIONAR”.

Proverbio VIII – “Deja de sufrirte y date permiso para EVOLUCIONAR”.

Hoy he estado releyendo un poco mi blog y me he dado cuenta que el contenido de los proverbios es muy interesante, e incluso podría tenerse como pequeñas pruebas superadas con el resultado de una lección al parecer “aprendida“.

Con el paso del tiempo, y teniendo en cuenta la condición humana de tropezar dos o más veces con la misma piedra, quizás tengamos que demostrar que realmente la lección está integrada en nosotros mismos.

Esto me lleva a pensar en algo que creo de vital importancia en la vida.

¿Qué será, será?

No se trata de otra cosa que el derecho y la obligación de evolucionar.

Hemos nacido y disfrutamos de la vida con un objetivo implícito en sí mismo y del que no hacemos cuenta la mayoría de las veces. Nacemos, crecemos, vivimos, experimentamos, aprendemos, maduramos, luchamos por sobrevivir de la mejor manera, envejecemos y morimos.

Y…

 ¿Cuál es la finalidad de todo esto?

Dudo mucho que la finalidad sea ese propio camino recorrido, sino el efecto que causa todo ello en uno mismo.

El verdadero objetivo es “la evolución” de una persona recién nacida hasta su momento de la muerte.

Me topo muchas veces con gente que ante la repercusión negativa de su propia personalidad en su vida, concluye diciendo “es que yo soy así”, como si eso fuese algo que debe sufrir y que no puede de ningún modo modificar o cambiar. Es como si alterar algo de su personalidad significara una propia traición a sí mismo.

No lo creo, es más, estoy totalmente convencida de que es justamente lo contrario. Y hay que tener en cuenta que mi máxima en la vida es “Fidelidad a uno mismo, siempre”.
Pero eso está muy lejos de impedirse la propia y necesaria EVOLUCIÓN.

evolucionar

Yo me considero muy fiel a mí, a mi YO. También me siento orgullosa de haberme permitido EVOLUCIONAR, de haber identificado matices en mi personalidad que eran mi propio enemigo, que me generaban problemas, desdichas y situaciones desagradables, para más tarde con tesón y esfuerzo modificarlos e incluso hacerlos desaparecer.
No ha sido nada fácil, de verdad (y a día de hoy todavía me queda mucha tarea para concluir mi evolución personal).

Uno suele negarse a ver sus defectos, y una vez descubiertos, intenta justificarlos de una u otra manera. En la mayoría de las ocasiones se termina haciendo victimismo (uno de los grandes males de la sociedad en la que vivimos).

Las justificaciones siempre son grandes piedras tras las que nos escondemos para evitar que el resto de los mortales descubra nuestra realidad.

Pero…seamos coherentes porque de quien no podremos nunca escondernos es de nosotros mismos.

Siempre hay unos segundos de total claridad en los que nos identificamos tal cual somos, y en estos momentos seremos conscientes de que somos los principales responsables y culpables de nuestros males.

En fin este Proverbio sería algo así como:
“Deja de sufrirte y date permiso para EVOLUCIONAR.”

Sólo hay que hacer un pequeño apunte en la definición de evolucionar, que es la siguiente:
1.- Experimentar algo o alguien un cambio de forma, de ideas, de actitud.
2.- Avanzar, crecer, desarrollarse los organismos o las cosas pasando de un estado a otro.

Como puede verse, la evolución viene dada por una experiencia, por un cambio de actitud, generando un avance, un crecimiento. Y para saber si la evolución la estamos realizando bien, debemos notar que nuestras experiencias posteriores generan en nuestro interior sensaciones positivas, mejores que las vividas en el pasado con nuestra versión anterior de actitud.
Es posible que nuestra evolución provoque también cambios en las personas que nos rodean. En el Mundo en el que vivimos todo está unido, interconexionado y el efecto dominó de nuestro cambio se hará notar generando una gran onda expansiva…

Adelante, no te quedes mirando, empieza a identificar esas parcelas de tu personalidad dignas de ser transformadas.

No te sigas escondiendo, deja de ser tu propia víctima, la EVOLUCIÓN no es una traición.

Tu objetivo, la gran misión que has venido a cumplir es la de transformarte en LA MEJOR PERSONA QUE PUEDAS SER.

Para ser feliz

Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

Probervio V – “La nobleza y la comprensión, no tienen edad”

Probervio V – “La nobleza y la comprensión, no tienen edad”

LA NOBLEZA Y LA COMPRENSIÓN, NO TIENE EDAD”
Hoy mismo he aprendido esta lección.
El día iba transcurriendo muy bien en mi entorno, pero como siempre, cuando uno menos se lo espera, ocurre algún contratiempo y la calma pasa o ser otra cosa. Además suele ocurrir de la manera más tonta.
En mi caso, he tenido un encontronazo con mi pareja.
En plena discusión, he sentido que las realidades que veíamos, eran diferentes. He intentado explicar la mía, he explicado mi forma de ver las cosas y transmitido de qué manera todo ello me hacía sentir.
Todas mis explicaciones han dado con un muro infranqueable. Parece ser que lo que yo pienso, lo que a mí me motiva a actuar de una u otra manera, mis opiniones y aún más, mis actuaciones…SE CUESTIONAN!!!!
Por favor, alguien me podría explicar como una persona, puede cuestionarle a alguien los motivos de su forma de ser, e incluso su forma de ser.
Yo creo que eso es algo propio, mi personalidad “es mía”……tanto como mis ojos verdes.
Es como si alguien pretende decirme que son marrones o azules.
La verdad que cuando me doy con situaciones así, no puedo evitar frustrarme. Supongo que debería ser más astuta y saber que el dialogo en un momento así es IMPOSIBLE.
Llegado a este punto la impotencia, me hace entrar en el mundo sensible y no puedo evitar sentirme triste y dolida. Es el momento de no poder parar las lágrimas.
Juro, que las lágrimas me salen con dolor, diría yo que con dolor de alma. No se si alguna persona puede entenderme, o si alguien siente lo mismo.
¿Sabéis que suelo conseguir con mis lágrimas?
Pues, con respecto a las dos parejas importantes que he tenido en la vida, sólo consigo INCOMPRENSIÓN. En esos momentos, tanto RAMBO, como EL OSITO MISMOSÍN……actúan igual. Valoran que son lágrimas de cocodrilo y pasan de mí. Me acusan de hacer un papel para conseguir atención.
Sinceramente, deben pensar que soy muy buena actriz. Creo que debería plantearme el apuntarme en una agencia de actrices y hacer unos castings. Si fuese como ellos dicen, tengo el futuro asegurado para dramones y telenovelas.
Además, tengo 36 años, y si ese papel nunca me ha funcionado….debería plantearme ir a un médico y que me revisen la inteligencia, porque la debo tener gastada.
Menos mal, que tengo un GRAN TESORO, que es mi HIJO Adrián.
Ha llegado a casa y ha entrado a mi habitación y viendo que estaba llorando, me ha preguntado que me pasaba. Como cualquier madre, me he limpiado las lágrimas y le he dicho que nada, que no se preocupara por mí.
El no ha pasado de mí, me ha dicho que el se preocupaba y que si yo lloraba era por algo. Que podía contarle las cosas y que el quería escucharme e intentar ayudarme para dejar de estar triste.
Reconozco que me he sentido muy agradecida y ante todo ORGULLOSA de él.
Lo dicho “la nobleza y la comprensión, no tienen edad”.
Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada

PROVERBIO DE ANGELA IV – “El sentido de nuestra mirada condiciona el futuro”

PROVERBIO DE ANGELA IV – “El sentido de nuestra mirada condiciona el futuro”

Hola a todos!!
El proverbio que dejo hoy va acompañado de unas imágenes de un cuadro que he pintado hace unos días, se trata de un cuadro diferente a lo que podéis ver.
¿Por qué?
Pues el motivo es que se puede ver de dos formas diferentes, según el sentido en el que se coloque. 
Tiene su explicación y está en el significado de la imagen.
El proverbio que le precede:
El sentido de nuestra mirada condiciona el futuro inmediato, y es capaz de provocar el efecto dominó en nuestra vida“.
Debemos darnos cuenta de esta realidad, en la que en muchos casos no caemos. Siempre que tomamos una decisión, tenemos un objetivo, etc… actuamos siguiendo un camino orientado hacia el bien o hacia el mal. La imagen nos indica que no se llega al bien avanzando por el mal, sino que si elegimos caminar por el lado negativo, cada vez más nos alejamos de lo correcto y obtendremos resultados más perjudiciales para nosotros. Es ridículo luego lamentarse o decir que lo que nos llueve después es injusto. No seamos necios, sino inteligentes. Pensemos un poco antes de actuar!!!
Incluso significa algo más:
Cualquier situación que vivimos, cualquier cosa que nos ocurre, ya sea en el trabajo, con los amigos, la familia, etc…, tendemos a mirarla positiva o negativamente y esa visión nos condiciona totalmente, en nuestra reacción. Fijaros y os daréis cuenta. Ahí es donde nacen los malentendidos y donde florecen las ofensas, los enfados y parte de las discusiones absurdas que nos amargan la existencia.
Sin Valorar

Por favor, valora esta entrada