1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¡Qué tu EGO no te eclipse!

¡Qué tu EGO no te eclipse!

En este planeta hay muchos bichos malos y el Ego es uno de ellos.

Ego es feo, malcriado, insensible, autoritario, indomable, posesivo, insensato, cabezota y aguafiestas.

No debemos confundir el Ego con el respeto que debemos tenernos a nosotros mismos ni tampoco por ese amor propio o autoestima que por razones de salud mental tienen que estar en niveles óptimos.

O sea (siempre desde mi punto de vista) que lo ideal es que te mires al espejo, te quieras, te sientas capacitado para enfrentarte al mundo y para conseguir tus objetivos en la vida, pero que ese amor hacia tu persona y ese empeño de crecer no te supere o sea tu propio enemigo.

He estado observando mucho a las personas que me rodean, a la gente con la que coincido en el transporte público, la que trato por cuestiones laborales, el comportamiento de los famosos o no tan famosos que aparecen en la televisión, y en general con quien me cruzo en el día a día llegando a una conclusión final: Es preocupante el nivel de egocentrismo que se respira.

Escuchas sutilmente las conversaciones ajenas y te sorprende ver como algunas personas no escuchan a nadie, sólo hablan de sí mismos, de lo que piensan, de lo que opinan, de lo que hacen, mostrando cómo si lo que el resto tiene que contar fuese mucho menos interesante. A veces parece que sólo quieren oírse a sí mismos.

¡Blablablablabla!

Personas que elevan su opinión a verdad universal e incuestionable.

Personas que creen que deben ser idolatrados, adorados o seguidos como si fuesen líderes o dioses.

Descubres personas que piensan que los demás no están a su altura, que quien quiera estar a su lado debe ganárselo con esfuerzo y un 100% de dedicación. Parece que piden que esa persona se sacrifique a sí misma en pos de una amistad común o una relación de amor.

Seres egoístas, déspotas, irreverentes, que miran desde las alturas y se sienten bendecidos con un halo de encanto y glamour.

¡Es una lástima!

Sinceramente lo creo…

Son personas que en su más recóndito rincón del subconsciente encierran un montón de traumas atados de pies y manos. Complejos y trastornos de la personalidad custodiados por ese bicho malo llamado Ego que se dedica a evitar que afloren dejando indefenso a su dueño. Ese malvado Ego, impide que el propietario de esos defectos pueda enfrentarlos, superarlos y olvidarlos. En su lugar los disfraza, los desfigura y los enmascara detrás de ese falso glamour, acompañándolo de una verborrea publicista que vende una imagen que brilla y deslumbra como el sol.

En realidad, ese maligno ser, el EGO, eclipsa totalmente a su dueño, y de rebote intenta anular a las personas que le acompañan.

Repito: ¡Es una lástima!

Esa persona ególatra está condenada a la infelicidad porque sus complejos siguen en su interior, y de vez en cuando será inevitable que se hagan evidentes. El subconsciente es lo que tiene, está velado pero “está”, y aparece cuando la persona se encuentra con la guardia baja provocando emociones contradictorias, desconsuelo, tristeza, decepciones y comportamientos incoherentes o irracionales.

De verdad creo que no es necesario rendirnos culto a nosotros mismos de esa manera.

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¿Tienes el gusto de conocerte?

¿Tienes el gusto de conocerte?

Conocerse a uno mismo es una de las tareas más interesantes e importantes que puede realizar una persona. Aunque no hay mucha gente que se tome el tiempo necesario para hacerlo.

Mi opinión al respecto es que cada uno conoce de su persona algo parecido al trozo que muestra un espejo si lo miramos de frente, y por ambos perfiles. El resto, que resulta algo más complicado de observar, se queda sin descubrir.

Para más inri, a veces, nos hacemos una imagen de nosotros mismos  que a duras penas coincide con la realidad.

Y luego, eso lleva a sorprenderse brutalmente cuando alguna persona te sugiere algunos puntos de tu carácter que no eres ni capaz de intuir que tienes, y mucho menos aceptas como propios.

¡Seamos coherentes!

Antes de lanzarte las manos a la cabeza cuando escuches un juicio de valor sobre tu personalidad, relájate. No te pongas en posición de defensa, con cuatro dardos verbales envenenados para devolver a esa persona que ha tenido el valor de decirte algo que no encajas.

En algunas ocasiones, hay personas con intención de molestar que elaboran maléficas críticas que te dejan caer como regalo de la mañana, tarde o noche. Pero en otras ocasiones los alegatos que recibimos se basan en realidades.

¿Qué hacemos entonces?

Pues mi sugerencia es que no cojas el cesto de las chufas demasiado pronto, no te enfades, ni saques la catana para hacer rodar cabezas.

El primer paso es tomar conciencia con calma y tranquilidad de lo que llegan a tus oídos, entendiendo al 100% y en la versión original el mensaje.

¿Por qué digo esto?

Porque somos muy dados a versionar, a incluir a las palabras un tono inquisidor o una intención oculta…

¡Prohibido!

El mensaje se analiza tal cual ha llegado, sin añadidos, así evitamos confusiones.

El segundo paso es tomarnos el tiempo necesario para investigar sobre la consistencia de la información que trasmiten esas palabras.

Por ejemplo: “Mi amiga Pepita me ha insinuado que soy una persona muy criticona, desconfíada y poco sincera, en la que no se puede confiar”

Analicemos: criticona, desconfiada y poco sincera. Estos tres puntos son los que hay que estudiar en nuestra personalidad.

Ese análisis por supuesto que tiene que gozar de un rigor máximo.

Seamos sinceros con nosotros mismos, y si vemos que la crítica tiene solidez y es real podemos optar por varias opciones:

1.- Intentar disminuir, suavizar o eliminar esos defectos de carácter y así mejorar nuestra versión.

2.- Asumir nuestra tara en la personalidad, vivir con ella y que se aguante el que la sufra.

3.- Hacernos los locos y devolver la crítica a Pepita haciendo un lanzamiento de tres improperios del mismo nivel contra ella, como venganza. (Esto es broma, está totalmente desaconsejado…)

En mi caso personal puedo asegurar que este método me ha sido muy útil para aprender a encajar críticas, sacar conclusiones reales de las mismas, evitar enfados innecesarios y eliminar alguno que otro defectillo. Aunque todavía me queda tarea con otros que se me resisten….

¡Seguiré trabajando!

Espero que con esta sugerencia te animes a conocerte mejor, verás que ahondando en ti podrás evitarte malos momentos.

Próximamente, en otra entrada analizaremos esas críticas que son como regalos envenenados y la mejor forma de trabajarlas para evitar nos perjudiquen.

¡Hasta pronto!

 

 

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¡El blog de Ángela queda inagurado!

¡El blog de Ángela queda inagurado!

El blog de Ángela empieza oficialmente su andadura.

Sinceramente empezar diciendo esto y tener un total de más de 100 entradas a disposición de quien entre a conocer el blog puede resultar desconcertante, pero cada una de ellas tiene su origen en un pasado más o menos reciente.

En algunos casos pueden pertenecer a mi primera etapa como bloguera en Windows Live MySpace, un pequeño espacio de uso privado en el que escribía mis pensamientos, teorías e inquietudes, y que remonta su existencia a 2006.

El resto de entradas provienen de mi segunda etapa en la que ya de modo público escribí en dos blogs diferentes:

  • “Fidelidad a uno mismo: SIEMPRE”
  • “Japines’cul”

En resumen más de 10 años escribiendo lo que mi cabecita dicta…

Quizás por eso de cumplir una década el cuerpo me pedía una renovación, un cambio de look, una mudanza a algo más grande, más luminoso, con nuevos rincones, más alegre, creativo, fusionando ambos espacios en uno sólo  que me represente al completo.

Y después de invertir tiempo, ideas, recursos y un montón de ayuda externa…

¡Conseguido!

El Blog de Ángela ve la luz oficialmente HOY.

Por supuesto que eres bienvenido tanto si vienes por primera vez como si eres miembro de ese grupo tan interesante de personas que me siguen desde hace 5 años…

Aquí tienes un rincón donde leer, comentar y sugerir, si te apetece.

Espero seguirnos viendo de vez en cuando.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
He vuelto…

He vuelto…

captura

Hoooolaaaaa!!!! ¿Qué tal va la vida?? ¿Todo bien??

¡Ya he levantado el auto bloqueo que me había impuesto!

Me he perdonado el castigo, he superado mi reto y merezco volver a usar mi blog…

¡Jajajajaja!

Seguro que nadie sabe de qué demonios estoy hablando.

¡Es lógico!

En ningún momento expliqué en el blog ni a nadie, que no fuese mi querido esposo, que iba a causar baja como bloguera durante un año.

¿Motivo?

Para mí bloguear era una especie de terapia que me ayudaba a mantener fuera de mi la ira, el rencor, la mala leche, el desánimo, la apatía, etc, etc…

Me ayudaba a transformar mis emociones y sensaciones más desagradables en un texto en el que me expresaba y conseguía convertir lo negativo en positivo.

Tengo que reconocer que es una terapia muy buena con la que siempre conseguí resultados óptimos y que me ha ayudado a mejorar mi carácter.

El punto negativo es que te acostumbras a resolver esos momentos de inestabilidad siempre de la misma forma y llega a crearse una dependencia. Algo que a mí no me gusta demasiado.

¡Nada de enganches ni vicios!

Ese fue el motivo: desengancharme de utilizar el blog como terapia y aprender a encontrar otras fórmulas para  remontar situaciones hostiles o momentos de bajón.

¡Pues ya está! ¡Conseguido! ¡No ha sido tan difícil!

Ya tengo más formas de levantar el vuelo y eso mola.

Cuantas más salidas ante un día tonto, una hora ñoña o una conversación tras la cual te quedes con ganas de emigrar a la luna, mucho mejor.

En definitiva: “He mejorado mi versión”. Ya debo andar por la versión Ángela 4.5

Os aviso porque a partir de ahora volveréis a recibir avisos de mis nuevas entradas.

imback

Muchas gracias por todas las visitas al blog durante el 2016. 

Sinceramente llegué a pensar que con tanta pasividad mis entradas no tendrían tantos visitantes pero…

¡Sorpresa! 

Por supuesto: ¡Mil gracias!

Nos veremos más a menudo a partir de ahora…

 hevuelto

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¡Todos tenemos una sombra!

¡Todos tenemos una sombra!

Hace tiempo que quería escribir esta entrada pero no sabía cómo desarrollarla.

Hoy si sé cómo hacerlo.

Empiezo con una frase muy lógica y que no descubre nada nuevo:

En este mundo, planeta o como queramos llamarlo debido a la existencia de una fuente de luz, ya sea natural como el sol o artificial, todos los cuerpos tienen una sombra que les acompaña.

 その通りです。¡Sono toori desu! (¡Exacto!)

Pues empecemos a entenderlo todos por favor… (¡Pero no en el sentido literal de la palabra, por supuesto!)

Por si hay dudas sobre el camino por el que quiero avanzar diré lo siguiente a modo de pista 😉

¡Nadie es perfecto!

Nadie es perfecto

Pero hay gente que es incapaz de integrar esta realidad en sí mismo. O si lo hacen es levemente, aceptando pequeños matices de esa “no perfección” y por supuesto dando por hecho que ese atisbo de incorrección, imperfección o defecto siempre van impulsados por una acción externa, nunca desde su propio yo.

A todo el mundo le cuesta un carajo (perdón la palabra) aceptar sus defectos, errores, ese lado oscuro o parte malvada. Pero aunque no sea santo de devoción hacerlo, esa parte nos acompaña y a veces es la protagonista de nuestros actos.

Sí señores/as perfect@s, vosotr@ también…

Y esos actos (cómo cualquier otro) repercute en el resto de personas que están a vuestro alrededor más intensamente en la persona que recibe directamente esa acción. (Hacéis daño, si….de verdad)

Prefiero no ahondar en la evolución de esta acción desafortunada porque depende de muchos factores y creo que no reviste mayor interés, e ir directamente a lo que creo es más importante:

Las personas que no son capaces de identificar su lado maligno, su acción negativa, su actitud dañina, no sienten en ningún momento que son culpables de esa situación y mucho menos piensan que deban pedir disculpas, ni siquiera se plantean que la otra parte sea víctima de sus actos.

Es curioso que el papel de víctima se lo asignan a ellos mismos.

¿Cómo es posible que alguien pueda pensar de ellos que han actuado mal?

¿Cómo se puede poner en duda su actitud intachable y su nobleza?

¿Qué tipo de persona se creen que es? ¿Una mala persona?

Con todas las muestras que ha dado de ser una bueníiiisima persona…

¿Cómo y por qué alguien tiene que atacarle/la de esa manera tan cruel?

¿Cómo puede alguien ni siquiera dudar de su buen hacer, de su decencia, de su buena fe?

Ese victimismo suele ir creciendo y acompañándose de un sentimiento de injusticia que les inunda, y que va creando a su alrededor un gran muro que les impide llegar a la aceptación de sí mismos, y por supuesto a resolver el problema.

Ni por un momento se paran a escuchar atentamente el contenido de lo que oyen, lo traducen automáticamente en flechas contra su persona y se ponen a la defensiva.

¡No reconocerán haber hecho daño! ¡Ell@s no son así!

Llegados a este punto el muro se ha hecho torre y allí se encierran, protegidos del mundo injusto…

¿Y el problema? ¿Cómo se resuelve?

Aaaahhhhhhhh!!! Con todo este lío el problema se ha quedado ahí sin que se haya resuelto nada y además se ha generado una situación realmente kafkiana.

El problema se resolverá si la otra parte, la que sufrió el ataque de esa parte hostil, decide hacer algo por solucionarlo.

Es el momento en el que la víctima real tiene que “en pos de la armonía” buscar la fórmula adecuada que resuelva el desastre.

¡No va a ser fácil! Nada sencillo…

Es menos complicado demostrar el Teorema de Fermat que hacer ver a esta persona su culpabilidad.

Pedir perdón

Muy posiblemente seguirá negando que haya hecho nada malintencionado e insistirá en lo injusto de la situación.

Dejará constancia clara de que es él/ella quién merece recibir disculpas y no al revés.

Resultado de la ecuación: Frustración absoluta y total.

Y aquí me quedo porque….

solución

Por favor si alguien la encuentra que la comparta conmigo…


Para vuestro interés comparto un texto que desarrolla el Teorema de Fermat escrito por D. José William Porras

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
¿Te apuntas a mi plan de amor?

¿Te apuntas a mi plan de amor?

¡El mundo está patas arriba!

Los acontecimientos negativos se reproducen como champiñones en un campo de cultivo bien abonado.

¡No puede ser!

No podemos participar en esta situación siendo el abono.

Quizá no nos damos cuenta pero así es, nuestros actos y nuestra actitud hostil generan un caldo de cultivo donde la maldad, el odio, el rencor, la envidia y por supuesto la agresividad van cargando el ambiente de electrones, miles, millones de electrones que rodean el mundo de negatividad.

Es cierto que existe solidaridad espontánea para responder y ayudar después de los desastres, de las tragedias pero…

¿Hay que ver cara a cara el sufrimiento ajeno para que nos salga amor del corazón?

plan de amor

¡No debería ser así!

Y si es así por favor hagamos algo para cambiarlo.

Seamos capaces de “todos los días” transmitir buenas sensaciones a las personas con las que compartimos el mundo, seamos 100% intolerantes al odio, a la envidia, al rencor, a la maldad y a cualquier tipo de expresión de violencia.

Empezar el día con una sonrisa es muy saludable y especialmente reconfortante cuando ves es el efecto que tiene en los demás.

Evitemos alimentar las emociones negativas, nada de críticas destructivas, de celos infundados, de envidias descontroladas, provocaciones malintencionadas o comportamientos donde la agresividad verbal o corporal domina la situación.

Enfrentemos los contratiempos de cada día con ingenio, coherencia, racionalidad y capacidad de resolución.

Hay que crear entre todos una armonía global que haga de este mundo un lugar donde reine el bienestar y el amor, y dónde la alegría y por supuesto la felicidad sean protagonistas de cada nuevo amanecer.

Por mi parte os lanzo una invitación.

Mi plan de amor tiene la siguiente composición: “100% Amor y 0% hostilidad”

Yo voy a participar…

Te apuntas

Lo peor que puede pasar es que con todo nuestro amor el mundo se convierta en un lugar mucho más agradable donde vivir.

Plan de amor para compartir

Anímate y participa…. “Se uno de los protagonistas de la acción”

Un mundo mejor MAFALDA